Hay fotos que no deben ser publicadas

negro

Esta foto con fondo negro, no solo es por los cuatro periodistas fallecidos en el accidente del río Tarma, es también por las decenas de personas que fallecen producto de accidentes automovilísticos.

Esta foto con fondo negro, no solo representa la tristeza que siento cuando mueren personas tan queridas, sino también porque estos accidentes siguen pasando. A causa de mala señalización, pésimo estado de carreteras y de conductores imprudentes que provocan su muerte o la de otras personas.

Esta foto con fondo negro, no solo representa mi indignación al ver las fotos de los periodistas tirados en el suelo sin vida, sino por todas las fotos que aparecen a diario en los periódicos y noticieros.

Hace poco el diario Correo retiró de su edición web fotos donde se veían los cuerpos de los periodistas fallecidos, a pedido e insistencia de otros periodistas quienes fastidiados y consternados criticaban el mal tino del diario. ¿Y los demás no merecen el mismo respeto y consideración?

Me quedo con esa pregunta…

Ser fotógrafo le quitó la vida: Kevin Carter

kevin

En un anterior post le contamos la historia de cuatro fotógrafos agrupados en The Bang Bang Club  y del trabajo que realizaban, arriesgando sus vidas, para conseguir fotos de los violentos enfrentamientos que existía en Sudafrica .

El fotoperiodismo es un mundo apasionante y claro que sí, peligroso. Los que no pueden asimilar la violencia, muerte o dolor, están destinados a vivir vidas penosas. Quizás ese dolor de ver tanta miseria humana y no poder hacer nada para cambiarlo, llevó a Kevin Carter a quitarse la vida, un 27 de de julio de 1994.

El fotógrafo era un gran profesional, pero también tenía ciertas debilidades que poco a poco lo hundieron en su mundo personal y laboral. Su adicción a las drogas, por ejemplo.

Los dejo con el documental de 27 minutos, donde hablan amigos y conocidos del fallecido fotógrafo.

20 años del terrible atentado: Tarata

carlos-dominguez2

Todo el edificio ubicado en la cuadra 2 de de la calle Tarata, fue destruído. Foto: Carlos Dominguez

Eran nueve de la noche en Miraflores. Muchos se alistaban para regresar a casa luego de horas de trabajo. Algunos en sus departamentos, cenaban, conversaban, miraban televisión como un día normal. Nadie presagió que justo ese día a esa hora, el distrito de Miraflores viviría uno de los más salvajes atentando terroristas.

Dos coches bomba con mas de 500 kilos de ANFO y dinamita, explotaron cerca de la cuadra 2 de la calle Tarata. Dejando un saldo de: 25 personas muertas y 5 desaparecidos. Los heridos sumaron 155 y no se sabía si las 62 personas con heridas de gravedad engrosarían el número de fallecidos. Fueron 8 personas que perdieron la vista y algunos quedaron mutilados. 7 mujeres embarazadas perdieron a sus bebes. 

Sendero luminoso  había demostrado una vez más el salvajismo con el que actuaba. Lo hizo durante muchos años con los pobladores de la sierra peruana, asesinando a quienes no siguieran sus ordenes. Consideraban que los peruanos debían revelarse contra la clase opresora.

Cuando el terror llegó a la ciudad, los peruanos nos dimos cuenta en carne propia del salvajismo y crueldad de este grupo senderista y pudo colocarse en el lugar de lo cientos de familias de la sierra que al igual que ellos, lo habían perdido todo. Nadie les devolvería a sus familias.

Este es un recuento gráfico de aquel fatídico episodio de nuestra historia. Algunas fotos pueden herir susceptibilidades y son muy hirientes, pero considero, por está vez, necesaria publicarlas, para mostrar una realidad que esperamos nunca más vuelva ha suceder.

fatima-lopez2

Muchas de las víctimas se encontraba regadas en el suelo. Foto: Fátima Lopez

Atentado TarataOPSE_PERU_MIRAFLORES_TERRORISMO_SENDERO LUMINOSO_ATENTADO EN TARATA_COCHE BOMBA_RESCATE DE HERIDOSARCHIVO HISTORICO DE EL COMERCIO2002JUL17_AFD

Transeúntes, vecinos, vendedores… Todos los que se encontraban a 300 metros de la explosión fueron alcanzados por la fuerza expansiva. Foto: Archivo El Comercio 

cvr8final

Las personas fallecidas fueron trasladadas a la morgue, algunos esperaban ser reconocidos por sus familiares en el mismo lugar. Fotos: CVR

fatima-lopez-3

Los que iban a averiguar sobre, familiares, amigos, conocidos lloraban al ver el terribles escenario de dolor y muerte. Fotos: CVR

oscar-medrano3

En muchos casos, fueron los mismo familiares, amigos o transeúntes que ayudaban a rescatar a los heridos. Foto: José Vilca

caretas

Las perdidas materiales se calcularon en 3 millones de dólares. El comercio y el turismo descendió en Miraflores luego de este atentado terrorista. Foto: Caretas

cvr3

Muchas familias perdieron sus casas, aunque el municipio de Miraflores les condonó deudas de arbitrios y tributos, costó mucho recuperarse, no solo en el aspecto económico sino también psicológico. Foto: CVR

carlos-dominguez-final

Algunos dejaron el lugar para olvidar ese terrible momento. Foto: Carlos Dominguez

oscar-medrano2

Otros se quedaron en sus departamentos, esperando volver a comerzar. Foto: Óscar Medrano 

oscar-medrano

Este es el forado que dejó una de las explosiones. Foto: Óscar Medrano

cvr2

Los miraflorinos salieron a la calle en diferentes marchas buscando terminar con la violencia del terrorismo. Foto: CVR

 

La muerte ya no debería ser fotografiable

EFE

La foto muestra a nueve personas colgadas de un puente, en la localidad de Nuevo Laredo(México) . Foto EFE

La violencia

Lo que ocurre en México es una pequeña muestra de la ferocidad con la que actúan los cárteles de ese país. Descuartizados, decapitados, torturados,colgados y  horrendas maneras de ejecuciones que los fotógrafos registran para sus diarios. Muchos pierden la vida  al intentar difundir esas imágenes o al negarse a sus chantajes y red de corrupción.

¿Hasta cuándo los fotógrafos seguiremos tomando esas imágenes? ¿Hasta cuándo los editores seguirán escogiendo esas fotos? ¿Hasta cuándo los medios de comunicación seguirán difundiendo esas fotografías? ¿A dónde nos llevará todo esto?

Las fotos

Es cierto, la muerte siempre ha sido fotografiable; pero seguir mostrando cuerpos descuartizados, quemados, torturados  decapitados o colgados ya no deberían ser parte de la noticia. ¿O si? 

Es cierto que hay fotos de cierta crudeza visual, que también están sujetas  a reflexiones sobre ética profesional. Pero por lo menos estas generan un cambio positivo en la sociedad. Tal vez, todavía sea difícil diferenciar esa delgada línea que separa lo periodístico de lo morboso y sensacionalista. Hay fotos, como la de Kevin Carter;  niña acechada por un buitre, que ayudó a mostrar la hambruna existente en África, o la foto de Omayra, que evidenció la indiferencia del gobierno colombiano ante las víctimas de la erupción del volcán, Nevado del Ruiz. O la foto de Nick Ut; niña huyendo, de sustancias lanzadas por militares estadounidenses, que ayudó a mostrar la barbarie que se cometió en contra de Vietnam.

Lima

Siendo más locales, las fotos de las páginas policiales de algunos diarios; que consideran qué mientras más fotos de muertos, más ventas. O aquella foto de Ciro Castillo Rojo, encontrado sin vida en un acantilado.¿Era necesario?
No todas las desgracias son fotografiables, y no todas las muertes son publicables.

Quizás se ha utilizado mucho la excusa de la información, para apelar a esas imágenes. ¿Es qué acaso siempre  se ha caído en el juego de estas desgracias?

Fin

¿Estaremos haciendo bien nuestro trabajo, los fotógrafos, editores, dueños de los medios? No se puede acabar con la violencia simplemente ignorándola, pero tampoco se puede formar parte de eso, fomentando más el morbo.Exaltando asesinatos, crímenes, accidente automovilísticos etc.Y tomándolas como noticias de interés público, más aún colocando fotos de los cuerpos a toda página.

¿Quizás sea tiempo de cambiar la cobertura de esas noticias?