¿Está bien manipular una foto?

Ayer el diario Perú21, publicó una foto de portada donde aparece Allan Wagner y Ollanta Humala, en un evento protocolar. La imagen no tiene nada de raro, hasta que se compara con otra.

1620888_624694204252474_889025796_n

En la portada de La República (izquierda) vemos a César Villanueva, Presidente del Consejo de Ministros, en medio de los dos personajes, pero en la foto de Peru21 vemos que ya no está.

La foto original ha sido descargada de la cuenta Flickr de Palacio de Gobierno. Es decir es la misma foto.

12199022175_dce2d23e65_c
Foto: SEPRES

¿Realmente es malo manipular una foto?

Depende muchas veces de lo que quieres hacer. No está mal retocar contraste, saturación etc. Incluso los diarios permiten estas practicas para mejorar las imágenes. Pero nunca se debe cambiar el sentido de la foto. Justamente ese es el problema de Peru21. Borró completamente a una persona.

Parece que se quiso obtener una imagen más limpia y sin ningún elemento que estorbe el acto central de la imagen “la entrega del documento” . Tal vez hubiera sido mejor usar otro recurso como difuminado o desenfoque antes que borrar a una persona.

¿Por qué afecta este tipo de manipulación a los lectores?

Creo que es porque sienten que los están engañando y empiezan a perder confianza en su medio.

No podemos afirmar que exista una mala intención, o que sea una práctica recurrente de Peru21, lo que sí es seguro es que no se midió las consecuencias de ese acto. Siempre habrá un lector entusiasmado en hacernos ver nuestro error. Logrando generar distintos comentarios, como los encontrados en Facebook.

face

Esto nos enseña a tener mucho cuidado a la hora de trabajar en un medio, no podemos alterar una imagen a nuestro antojo. Nos queda de experiencia…

ACTUALIZACIÓN: Acabo de ser informada por fuentes confiables que el área de fotografía no ha participado en la manipulación de la foto y nunca lo ha hecho. Este post no es para encontrar culpables ni desacreditar el trabajo de los fotógrafos de ese medio, muchos de ellos amigos míos, sino para mostrar que usar deliberadamente una herramienta de edición puede traer consecuencias.

 

¿Existe o no manipulación en la foto ganadora del World Press Photo 2013?

gaandor-worldpressphoto2013

Paul Hansen, fotógrafo sueco, ha sido elegido ganador del World Press Photo 2013, entre los más de 5,600 fotógrafos que participaron de este certamen. Su foto muestra a dos pequeños hermanos y a su padre, siendo trasladados a una mezquita para realizar sus entierros. Después de haber sido atacados por misiles israelíes en la ciudad de Gaza. Los que llevan los cuerpos entre llantos y dolor son sus familiares.

En palabras de Mayu Mohana, jurado del concurso,  “su fuerza reside en el contraste de enfado y pena de los adultos con la inocencia de los niños”

Sin embargo esta foto, pone nuevamente en discusión los límites de manipulación en una fotografía. No se puede afirmar que la foto haya sido tocada intencionalmente por el fotógrafo. En una entrevista que concede a El País, Hansen comenta:

“La luz del sol era cegadora, una luz horrible (para hacer fotos) y de repente nos metimos en aquel callejón tan estrecho y una marea de dolor me golpeó. Tuve suerte. Había otros periodistas, incluso se ve alguno en la foto”

Es cierto que la foto de Paul es considerada ganadora por lo que trasmite, pero las dudas y suspicacias de aficionados y profesionales surgen por detalles como la iluminación. Que describe muy bien Andrés Rey de ALTFoto.

“Hay que admitirlo, la iluminación es perfecta y parece de estudio. Los rostros principales tienen la clásica formula de luz principal+luz de relleno+contraluz que parece preparada. Las expresiones varían desde la absoluta tristeza, la ira incontrolable y hasta una aparente indiferencia. Incluso se puede ver como la parte inferior tiene un contraste fuerte, casi perdiendo toda información de los pies de las personas, que colabora de manera excelente resaltando las sabanas blancas de los niños”

En diversas páginas como Xataka Foto y Dedo Medio existen varios comentarios que critican al fotógrafo por el supuesto uso de filtros y otros recursos para darle dramatismo a la imagen. Al respecto no hay una respuesta oficial de WPP o del fotógrafo.

Si la foto fue realmente retocada por Hansen ¿merece o no el premio? a pesar de que la imagen es una muestra fehaciente de lo que ocurre en ese extremo del mundo.  ¿O quizás la organización debe aceptar el uso de las nuevas herramientas que tienen los fotógrafos para retocar sus fotos, y cambiar sus reglas?

Uno de los requisitos para participar en World Press Photo es que la imagen no sea retocada “el contenido de la imagen no debe ser alterado. Sólo se permiten los retoques que se ajustan a los estándares actualmente aceptados”.

¿Qué son estándares actualmente aceptados? Es la pregunta que deberían aclarar mejor los organizadores.

Por esta regla en el año 2010 descalificaron al fotógrafo Stepan Rudik, quién había borrado parte de un pie de la imagen original. Pero no habían mencionado nada sobre la edición de esa misma foto, que parte de un toma general hasta llegar al detalle de la mano vendada.

Es decir, WPP no dijo nada sobre el corte de la foto, pero si por el borrado del pie. ¿Entonces cuáles son los límites?  ¿Ustedes que opinan?

pie