El encuentro con los senderistas. Testimonio de Luis Enrique Saldaña

Este es el testimonio de Luis Enrique Saldaña, fotógrafo del diario La República, narrando el día que se cruzó con un mando senderista. Aclarando que su encuentro no fue planeado, concertado o arreglado y que todo fue parte de la casualidad. También tiene una idea clara, del por qué de las críticas hacía su trabajo y la publicación de sus fotos en el diario para el que trabaja.

Luis Enrique Saldaña, fotógrafo del diario La República, enseñando municiones encontradas en su recorrido por Alto Lagunas, antes de encontrase con el grupo de senderistas.

–  Algunos políticos, periodistas y sus mismos colegas, cuestionan mucho la manera como localizaron a los senderistas. ¿Cómo fue realmente el encuentro con ellos?

Nuestra intención era llegar hasta el helicóptero derribado, donde murió la Capitana Nancy Flores ,ascendida luego en homenaje póstumo a Mayor PNP. No sabíamos lo duro que sería el camino  pero igual decidimos internarnos en la selva. Todo estaba tranquilo, al principio el cansancio no nos afectaba, caminábamos conversando, con el objetivo de conseguir las imágenes del helicóptero. A medio camino apareció un hombre joven, armado y vestido de negro, pensé que se trataba de un Rondero, hasta que se identificó como miembro del Partido Comunista del Perú (PCP). Sentí una sensación extraña, hasta ahora no puedo describirla, pero asumo que fue temor. Ese hombre nos solicitó identificarnos, corroboró nuestras credenciales de prensa y nos pidió esperar, al confirmar que éramos periodistas se alejó de nosotros y empezó a comunicarse por “Walkie Talkie”, luego apareció un hombre resguardado por otros que llevaban ametralladoras pesadas, era el senderista“Gabriel”. Nos quedamos muy sorprendidos.

–  ¿La Alcaldesa de La Convención, Fedia Castro, les dio facilidades para que se encuentren con los subversivos?

La alcaldesa nos avisó un día antes que llevaría productos de primera necesidad a los pobladores de Alto Lagunas, entendíamos que eran nativos que empezaban a desplazarse de sus casas y chacras por miedo a ser alcanzados por el bombardeo de los helicópteros militares, así que decidimos acompañarla, además el tema de los nativos desplazados también era importarte fotografiar. Cuando llegamos a la localidad empezamos a preguntar por el helicóptero a los pobladores, quienes nos dieron referencias del camino a seguir. Entonces sin pensarlo dos veces decidimos ir hasta el lugar.

Portada de La República del día miércoles 18 de abril. 

 ¿Cómo llegan a encontrarse con los periodistas de Panamericana y El Comercio?

Salimos todos juntos en caravana desde Kiteni, todos sabíamos que iríamos a Alto Lagunas.

– ¿Había evidencia de la presencia de policías en el recorrido que hicieron hasta la zona del helicóptero que ustedes buscaban?

Sí, al principio en muchos tramos del camino vimos enorme cantidades de casquillos de bala de arma larga regados  por el sendero, algunos sobres de comida, medicinas y gasas. Incluso al empezar la caminata encontramos una bolsa de dormir del ejército, que estaba llena de sangre.

– ¿El Ministro de Defensa Alberto Otarola, mencionó que esa zona estaba minada, ustedes escucharon sobre la presencia de minas en esa zona?

No lo escuchamos, pero teníamos claro que la zona estaba minada pues era el escenario de una guerra, caminamos guardando siempre las precauciones del caso.

En esta foto se logra ver el helicóptero derribado, imagen que molestó mucho al Ministro de Defensa Alberto Otarola. Publicada en la página 2 del diario del miércoles 18 de abril.

¿El encuentro con los senderistas debió ser atemorizante, pero en qué momento decides empezar a tomar fotos?

Tenía claro que debía fotografiar ese encuentro, desde el principio aproveché cualquier oportunidad que tenía para disparar mi cámara.

¿Percibías alguna reacción violenta de los senderistas, frente a tu cámara?

Ninguna, sólo hubo un pedido de su parte de apagar los equipos, por lo demás su trato fue amable.

¿Con el poco tiempo y el temor a ser descubierto, qué imágenes era las que buscabas, cuál era tu objetivo fotográfico?

En ese momento sólo pensaba que necesitaba conseguir al menos una imagen de lo acontecido, mi objetivo fue ese, conseguir al menos una imagen. Por suerte conseguí más de una…

Página 3 del diario La República del miércoles 18 de abril. Muestra el armamento que los senderistas poseen y el camino que hicieron los periodistas hasta la zona.

–  También se ha cuestionada la cobertura y la publicación de tus fotos en el diario porque se dice que ha dado publicidad y propaganda a los terroristas y motivando más el dolor en las familias de los policías fallecidos ¿Qué piensas al respecto?

Eso ya vino después de haberse publicado el encuentro, en ese momento sólo piensas que estás frente a un mando político militar y que es imprescindible que las imágenes y el testimonio lleguen a Lima para ser publicados, ese es nuestro trabajo y había que hacerlo.

¿Participaste en la edición de las fotos?

Siempre se hace una pre edición del material a transmitir, en este caso logré enviar lo necesario para ser publicado.

Página 4 del diario La República del miércoles 18 de abril.

 ¿Mucha gente te felicita por el trabajo realizado en el Cuzco y otros critican. ¿Qué crees que estén felicitando y criticando realmente?

Me felicitan mis amigos y compañeros, pues igual arriesgamos la vida al entrar allí, pero valió la pena porque conseguimos un material periodístico que muchos quisieran tener. Por eso asumo que son las críticas de algunos “colegas” podría ser de envidia. Las críticas por parte del gobierno son obvias, pues con lo publicado su versión de los hechos quedó desmentida y quedaron mal parados. Todo lo que dijeron quedó por los suelos…

 ¿Qué conclusiones puedes sacar después de toda esta experiencia?

Es simple, la ausencia del estado es clara en esas zonas, los pueblos no tienen comisaria ni centro de salud en muchos casos tampoco escuelas. Están olvidados, sólo cuando sucesos así les revientan en la cara envían a las fuerzas armadas y a la policía, los cuales llegan de distintas zonas. Hay mucho trabajo por hacer, pues para combatir al PCP se necesita más que armas y generales…

 

*Entrevista realizada vía internet

La historia de las fotos de los senderistas, contada por Sebastian Castañeda

Desde hace días, dos fotógrafos de diferentes medios de comunicación, han recibido duras críticas por las fotos realizadas a un grupo de senderistas en la selva del Perú. Muchos han puesto en duda el sorpresivo encuentro que ellos juntos a los redactores tuvieron, argumentando que fue una entrevista planeada y concertada.

Sebastian Castañeda fotógrafo del diario El Comercio nos cuenta su experiencia de ese día con los senderistas y hace una reflexión sobre lo que realmente molesta a los que están criticando su trabajo.

Sebastian Castañeda, fotógrafo del diario El Comercio, en la zona de Alto Lagunas

–  Algunos políticos, periodistas y sus mismos colegas, cuestionan mucho la manera como localizaron a los senderistas. ¿Cómo fue realmente el encuentro con ellos?

Nosotros fuimos a la zona de Inkari a registrar el retorno de los habitantes de la comunidad, quiénes habían huido al monte durante los enfrentamientos. Uno de ellos, el día anterior en el distrito de Kiteni nos comentó (El Comercio) que el helicóptero estaba en su parcela. Entonces fuimos con la idea de adentrarnos  en la selva para encontrar esa aeronave. Hora y media de caminata después, nos cruzamos con un sujeto que tenía un fusil AKM y una radio, nos preguntó quiénes éramos y qué hacíamos ahí, le comentamos que éramos periodistas y buscábamos el helicóptero caído, él se comunicó por radio y aparecieron dos hombres armados, nos invitaron a caminar unos minutos por la zona y aparecieron cuatro hombres más, tres de ellos armados. El que no portaba arma nos repreguntaba quiénes éramos. Hicimos lo usual, identificarnos con las credenciales. No sabíamos quién era, pero era obvio que tenía un rango más que los otros.

–  Se menciona que la Alcaldesa de La Convención, Fedia Castro, les dio facilidades para que se encuentren con los subversivos. ¿Esto es cierto?

Primera vez que escucho esto, ella ni siquiera estaba al tanto de lo que sucedió. La alcaldesa fue a la zona a recibir a los pobladores desplazados y a darles alimentos.

– ¿En el recorrido cómo llegan a encontrarse con los periodistas de Panamericana y La República?

Todos partimos juntos de Kiteni, con la idea de registrar el retorno de los habitantes de la comunidad quienes habían huido al monte durante los enfrentamientos, los demás medios como es obvio también estaban tratando de encontrar información que los conduzca al helicóptero caído.

– ¿Había evidencia de la presencia de policías en todo el recorrido hacía la zona del helicóptero al cual ustedes iban?

No, en el recorrido de Kiteni a Inkari no encontramos ninguna patrulla policial y menos militar. Ni de camino hacia el helicóptero tampoco nos cruzamos con militares o policías.

Portada del día miércoles 18 de abril en el diario El Comercio

– ¿El Ministro de Defensa Alberto Otarola, mencionó que esa zona estaba minada, ustedes escucharon en algún momento que en la zona había presencia de minas?

La certeza de que esta zona estaba o estuvo minada fue cuando llegamos al “sendero de la muerte”, en donde estaban los trofeos de guerra como pantalones, cascos, botas, guantes, partes del helicóptero y además los huecos donde habían estado las minas. Si es que había más, por suerte nos las pisamos.

– ¿El encuentro con los senderistas debió ser atemorizante, pero en qué momento decides empezar a tomar fotos?

Fue sorpresivo, yo tenía una mezcla de sentimientos, que iban desde emoción, temor e incertidumbre, porque no sabíamos si nos matarían, nos secuestrarían o nos dejarían ir. Yo siempre llevo una cámara chica además de la que uso normalmente, al encontrarnos con el primer subversivo, la saco y como esta no hace ruido al obturar, empecé a tomar fotos con la cámara colgada al cuello y apoyada en el pecho, pero sin saber si las fotos salían en foco o no. Cada cierto momento cambiaba de tarjeta para evitar que vieran las fotos que estaba tomando, por si se les ocurría revisarme.

– ¿Percibías alguna reacción violenta de los senderistas, frente a tu cámara?

No, porque creo que no se dieron cuenta que estaba tomando fotos, es mas el reportero de Panamericana le preguntó a la persona que nos hablaba si podía grabarlo y este mencionó que no, ya que no tenía autorización para eso.

– ¿Con el poco tiempo y el temor a ser descubierto, qué imágenes eran las que buscabas, cuál era tu objetivo fotográfico?

Buscaba registrar todo lo posible, a cada uno de ellos y lo pude conseguir. Fue una situación sorpresiva, no planeada y única, no creo que vuelva a pasar. En muchos reportajes o entrevistas con senderistas estás se han pactado previamente y ellos no tienen reparos en ser grabados o fotografiados, en esta ocasión no hubo contacto previo ni nada por el estilo, fue totalmente circunstancial.

Página 2 del día miércoles 18 de abril de El Comercio

–  También ha sido cuestionada la cobertura y la publicación de tus fotos en el diario porque se dice que ha dado publicidad y propaganda a los terroristas y motivando más el dolor en las familias de los policías fallecidos ¿Qué piensas al respecto?

No cuestiono en absoluto lo publicado, no se ha dado propaganda ni publicidad a los terroristas, se ha  publicado tal y como fue el encuentro junto con las declaraciones del senderista Gabriel, que recién supimos quien era cuando mandamos las fotos al diario. Ellos cruzaron información con Dircote para saber su identidad.

Quien realmente está cuestionado es el gobierno, por el mal resultado de su “Operación Libertad”,  No fue una operación impecable como lo dice el medio de comunicación del gobierno, no fue un rescate, fue una liberación y lo afirmo si duda. Porque el equipo de El Comercio, del cual fui parte, nos encontramos con los liberados en Chuankiri, mucho antes que los militares se enteraran de la liberación.

– ¿Participaste en la edición de las fotos?

No,  mandé todo el material integro, no había mucho que editar ya que tampoco pude tomar muchas imágenes.

Página 3 del día miércoles 18 de abril del diario El Comercio

– ¿Mucha gente te felicita por el trabajo realizado en el Cuzco y otros critican. ¿Qué crees que realmente estén felicitando y criticando?

Felicitan el hecho periodístico, el buen material gráfico, lo peligroso que fue, por haber vuelto con vida y  además creo que muchos hubieran querido estar en nuestro lugar, y la critica nace de eso, unos te felicitan y otros critican pero creo que mas por envidia profesional, en todo caso las criticas son a los medios como mencionaste en otra pregunta, no creo que exista algún sustento para criticar lo conseguido. He leído lo que ha escrito un periodista notorio no sólo por su logros profesionales sino por otras cosas que no vale la pena mencionar, no tengo duda que su crítica nace porque su equipo periodístico no consiguió nada para resaltar y lo más gracioso es que se ufanaba que sus enviados especiales fueron los únicos en llegar a la zona de los enfrentamientos, como ves puras mentiras y una evidente envidia y mezquindad sobre los logros ajenos.

– ¿Qué conclusiones puedes sacar después de toda esta experiencia?

Corrimos un riesgo grande, no solo por el encuentro con los terroristas, sino por la posibilidad de encontrarnos con una zona minada, tuvimos mucha suerte de volver con vida, felicito por aquí a mis compañeros de los otros medios por el gran trabajo realizado.

Mañana el testimonio de Luis Enrique Saldaña fotógrafo de La República.

*Entrevista realizada vía internet