¿Se debió o no publicar la foto de “Gringasho” en los medios?

CAPTURA DEL SICARIO TRUJILLANO GRINGASHO (APG, INICILES DE NOMBRE), DE 14 AÑOS, EN UN HOSTAL, EN EL DISTRITO DE INDEPENDENCIA.
Foto: Alberto Orbegozo/Peru21

Existe una ley que prohíbe mostrar la identidad o imagen de un menor de edad en los medios de comunicación. Gringasho, todavía para cuestiones prácticas es un menor de edad. Por lo tanto está sujeto a esta ley. No lo defiendo ni acuso. Lo que discuto es la transgresión, justificada o no, de los medios de comunicación sobre está ley.

Pienso que se debió respetar la regla. En cambio vimos mucha incongruencia de los medios, quienes un día cubrían el rostro del menor y al día siguiente ya no. Tantos en sus ediciones impresas y digitales.

¿Los medios cometieron alguna infracción legal al publicar en los diarios o noticieros la imagen de Gringasho? 

Para responder esta pregunta acudí a Roberto Pereira (Abogado de IPYSMariana Bazo (Jefa dfotografía de Reuters) y Juan Alvarez (Editor de La República) para que nos cuenten que piensan sobre este delicado tema. 

diarios
Todos los diarios cubrieron la noticia en portadas, llamadas de portada o especiales.

Roberto Pereira -Abogado de Instituto Prensa y Sociedad, IPYS

En el Perú existe una norma legal expresa que establece una prohibición absoluta de que se publique la identidad e imagen a través de los medios de comunicación, de los niños o adolescentes que se encuentren involucrados como víctimas, autores, partícipes o testigos de una infracción, falta o delito (párrafo final del artículo 6º del Código de los Niños y Adolescentes).

Esta prohibición absoluta se sustenta en la presunción de que la divulgación por los medios de comunicación de la identidad o imagen del niño o adolescente, le será perjudicial o lo pondrá en serio riesgo.

Sin embargo, la pregunta es si resulta justificado aplicar dicha prohibición cuando se presentan situaciones en las que la razón o el fundamento que la sustenta no se verifica en la práctica o dicho fundamento entra en conflicto con valores de mayor peso.

Así, resulta pertinente preguntarse si tiene sentido aplicar la prohibición cuando es evidente que la difusión de la imagen o de la identidad del niño o adolescente, lo va a favorecer porque, por ejemplo, podrá ser identificado por sus padres o familiares. O en situaciones en las que la difusión de la imagen o de la identidad del niño o adolescente, es la única manera de preservar la vida o la integridad de otras personas. Por ejemplo, tratándose de adolescentes de alta peligrosidad como aquellos que pertenecen a células terroristas de aniquilamiento, depredadores sexuales u homicidas seriales.

En mi opinión, en estos casos, la prohibición absoluta cede o es vencida por razones jurídicas de mayor peso. En el primer caso relacionadas con la satisfacción de los propios derechos de los niños y adolescentes, mientras que en el segundo supuesto, con la necesidad de preservar derechos de terceros. Ciertamente el caso del adolescente denominado Gringasho, si es cierta toda la información acerca de su peligrosidad, califica en el segundo de los supuestos y a mi criterio, resultaría justificada la publicación de su imagen e identidad. Lo contrario implicaría otorgarle una protección injustificada y una desprotección también injustificada a los derechos de terceros.

Por lo demás, en el Derecho no es extraño que las reglas que establecen prohibiciones absolutas sean vencidas o sean desplazadas cuando se presentan casos en los que concurren razones de mayor peso jurídico para dejarlas de lado. Ahora bien, esto no exime a que la difusión respete los criterios de proporcionalidad y diligencia debida en la información. Así por ejemplo, no se puede presentar a alguien como culpable de un delito cuando únicamente es acusado de participar en el mismo.

Otro tema directamente vinculado al anterior es a quién le corresponde realizar el análisis sobre si la referida prohibición se justifica o no. En la medida que en el Perú rige la prohibición de censura previa, dicho análisis debe hacerlo, en primer lugar, el propio medio o periodista. Ahora bien, si el medio o el periodista no obran conforme a los criterios señalados y publican la identidad e imagen de un niño o adolescente, sin que existan situaciones que justifiquen dejar de lado la prohibición, pueden incurrir en responsabilidad deontológica, civil o penal, dependiendo del caso.

peru21_0
Peru21, por ejemplo diariamente publicaba nueva información sobre la captura de Gringasho la graficaba con fotos del adolescente a veces con mosaico y otras no.

Mariana Bazo (Jefa de fotografía en Reuters)

Uno debe guiarse de las leyes y si las leyes peruanas dicen que no se puede mostrar la cara de un menor de edad, entonces no se muestra. Creo que los medios, lo han engrandecido y convertido en un personaje novelesco, que sale todos los días en las caratulas de los periódicos y los noticieros.
Con mosaico y sin mosaico, lo que debe hacer un editor gráfico es respetar las reglas. Si publicas una foto de un menor de edad en el Perú, las leyes aquí dicen que tienes que publicarlo con mosaico y así debe ser.

Las leyes no tienen matices, la regla es una sola. Y es igual en la ética periodística, si hay un regla no puede haber excepciones, a menos que haya una excepción a esa ley, pero eso no lo decide un periodista, sino lo decidirá el congreso o los legisladores. Yo creo fielmente que las leyes se tienen que respetar, porque es la manera de convivir de los ciudadanos. El trabajo del periodista es contar la noticia pero también respetar las leyes.

En el caso de Gringasho, lo que nosotros hubiéramos tenido que hacer (como agencia Reuters), es siempre decir el presunto o el sospechoso, mientras no sea juzgado siempre tenemos que decir el supuesto. Aquí no se ha hecho eso. Se ha acusado de frente.

Los medios siempre tienen ganas de hacer novelas, es mejor que hablar de congresistas. En el fondo quizás no es tan grave y la historia de este chico sea parte de una leyenda.

En Estados Unidos, por ejemplo, es muy complejo este tema. Para que aparezca un menor de edad en un diario, se tiene que pedir autorización firmada de los padres y un teléfono de contacto para que el editor del medio confirme y verifique este permiso.

elcomercioweb
Otro ejemplo de indecisión también lo pudimos apreciar en el FanPage del diario El Comercio, donde a veces ocultaban el rostro y otras veces no.

Juan Alvarez (Editor del diario La República)

Debió cubrirse o no el rostro al delincuente ‘Gringasho’ va más allá de la discusión ética o legal entre periodistas, abogados y defensores de los derechos de los menores de edad y de las víctimas de un sicario. En mi opinión responde más a la lógica de la espectacularización de la noticia.

Esa tendencia perniciosa que lleva a productores periodísticos a casi obligar a los reporteros a buscar; personajes y casos que permitan desarrollar una saga contada en primeras planas o titulares de noticieros y a mostrarlos ante la opinión pública con el ángulo más impactante, las imágenes más chocantes, y el lenguaje más directo; pero sobre todo, entregando todo a la simpleza del hecho en sí, y dejando al margen cualquier posibilidad de reflexión básica o mediano análisis al respecto.

Es cierto que aún se indaga si ‘Gringasho’ tiene o no menos de 18 años, pero también lo es que varios medios quitaron el mosaico de su rostro mucho antes de que la verdad haya quedado establecida plenamente. También es cierto que algunos ciudadanos consideran que la sociedad debe protegerse de asesinos menores de edad, y es posible que una manera de hacerlo es mostrando su rostro para reconocerlos y saber qué hacer si se nos cruza en alguna esquina.

 

Esta es la foto que logró 65 mil vistas en solo cinco días

fotopedidomano

Patrick Lu es un fotógrafo que siempre lleva consigo su cámara; a todos lados, a todas horas. Ese día paseaba con un amigo por un parque, de la capital de Austin, Texas. A lo lejos pudo ver a un hombre arodillado frente a una mujer, pronto comprendió que estaba en presencia de una propuesta matrimonial y corrió a tomar la foto. Estaba contento de haber encontrado una imagen así, espontánea y tierna.

Cuando llegó a su casa lo primero que hizo fue subir su foto en Reddit. Acostumbrado a comentarios y votos, nunca pensó que rápidamente la foto se hiciera la más popular.  Actualmente la imagen tiene 65, 124  vistas en Imgur en tan solo cinco días.

Joel Bush, el novio, se enteró de la noticia y estuvo muy contento al saber que un fotógrafo captó ese momento tan especial entre él y su novia. Para Bush ese momento fue  mágico y nunca lo olvidará gracias a Lu.

Parece que Lu y los novios se han puesto de acuerdo en encontrase, el fotógrafo  piensa regalarles la imagen en una resolución más grande. Cree que una taza de café y un pastel de queso sera un buen pago.

¿A ti también te ha pasado algo parecido?

La única foto anónima que ganó un Pulitzer

Foto ganadora del Pulitzer en la categoría “Foto de Actualidad”. El autor, fue durante 26 años, anónimo. 

En agosto de 1979 un fotógrafo esperaba el permiso de un juez para ir a fotografiar el fusilamiento de once Kurdos en la localidad de Sanandaj (Irán). Quería mostrar el horror de las leyes de su gobierno actual. Cuando el juez autorizó su presencia en el lugar. Fue cauteloso y se ubicó al costado del encargado de dar muerte a los Kurdos. Fueron once hombres, cada uno con armas que apuntaban a otros once hombres que tenían los ojos vendados.

El resultado fue más de 50 fotos de ese fatídico día. Mandó una selección de esas imágenes a su diario para ser publicados. Una vez en la redacción, el editor de ‘Ettela’at’  al ver la crudeza de las imágenes, sintió temor que al ser publicadas con el nombre del fotógrafo, este sufriera alguna represalia por el gobierno de turno. Decidió entonces publicarlas sin nombre, de esa manera cuidaría la seguridad del fotógrafo.

Entonces la imagen de la foto del fusilamiento salió publicada al día siguiente en el diario y empezó a dar la vuelta por otras agencias. Algunos policías fueron a reclamar sobre la publicación de las fotos, pero no lograron llevarse nada, ni arrestar a nadie.

Cuando el fotógrafo volvió a su diario, le contaron lo ocurrido y decidió llevarse los negativos y las copias a su casa con el objetivo de cuidarlos. Una semana después el diario es confiscado por el gobierno de Ayatolá Jomeini. El fotógrafo también fue interrogado por las fotos, pero nunca mencionó nada sobre la historia de esas fotos.

Fue el director de la agencia UPI (United Press International) con permiso del fotógrafo, quien manda la foto a los premios Pulitzer con una nota que decía “Debido a la inestabilidad actual de Irán. El nombre del fotógrafo no puede ser revelado por el momento”.

En 1980 se anuncia como ganador la foto anónima. Los organizadores otorgan el premio a la foto; por la claridad con la que informa sobre los acontecimientos de ese país. Y comentan que esperan en algún momento conocer al autor.

Jahangir Razmi, finalmente se anima a mostrarse como el autor de la foto ganadora del Pulitzer. Foto AP/Hasan Sarbakhshian 

Fue hasta el 2007, que un reportero de The Wall Street Journal,  ubica al fotógrafo y lo convence de contar la verdadera historia de esa fotografía y que revele de una vez su nombre .Finalmente acepta mostrarse como el autor de la foto.

De esa manera Jahangir Razmi, es conocido finalmente como el autor de la imagen. Cuenta que al principio se molestó mucho al ver que la foto no tuviera su crédito, pero luego comprendió que era por su seguridad. A veces le pesaba mucho mantener el secreto, en especial cuando algunos malos fotógrafos insinuaban ser los autores.

Entonces la Fundación que otorga los premios Pulitzer, a cargo de Sig Gissler, realizan todos las gestiones para otorgar en mayo de ese año el galardón a Jahangir Razmi, recibiendo de esa manera USD$10.000 de premio.

Jahangir Razmi recibe el Pulitzer de manos de Joann Byrde,  co-presidente de la Junta del Premio Pulitzer, en una ceremonia realizada el 21 de mayo del 2007 . Foto AP/Richard Drew

 

Estas son las otras fotos que realizó el día de la masacre en Sanandaj (Irán)

 

 

La foto famosa de Albert Einstein tiene explicación

Todos recordamos la foto de Albert Einstein sacando la lengua, gesto que fue considerado poco común para los científicos de su época. Donde la ciencia era considerada seria, formal y reservada. El científico era todo, menos eso.

La foto del carismático Einstein se produjo de manera casual y espontánea, producto de un fotógrafo insistente y un científico simpático y ameno.

Einstein se marchaba de un homenaje por sus 72 años y a la salida se encontró con muchos fotógrafos que empezaron a fotografiarlo. Pero él estaba muy cansado para sonreírle a la cámara, y después de insistir que lo dejaran tranquilo, su paciencia se acabó. Les dijo en voz alta: ¡Basta Ya! … Pero los fotógrafos siguieron disparando.

Todos lo acompañaron hasta su auto donde lo esperaba su esposa y su amigo. Los fotógrafos estaban aguardando alguna sonrisa, cuando en un momento inesperado al físico se le ocurre sacar la lengua con el propósito de malograrles la foto. El fotógrafo Arthur Sasse, vio en esa imagen algo diferente y tomó la foto, siendo el único en capturar una de las fotografías más famosas de el físico.

Einstein muy cansado les seguía pidiendo que ya dejaran de fotografiarlo. Foto: Arthur Sasse

Se ve a la esposa de Einstein y a su amigo Aydelotte Frank.Foto: Arthur Sasse

Tiempo después Albert Einstein al ver las imágenes, pidió al fotógrafo que le hiciera nueve copias porque le gustó mucho la foto. Incluso se sabe que a él le gustaba regalar tarjetas de navidad con esa imagen.

La foto llegó a ser tan relevante y popular que cuando la subastaron, en el año 2009, la foto original costó US$74.324, hasta ahora una de las fotografías más caras de Einstein.

El fotógrafo Arthur Sasse , quizás nunca imagino que su insistencia e intuición conseguirían esa imagen, la que ahora vemos constantemente en posters, cuadernos, calcomanías, polos etc.

Esta es la foto original de la “lengua de Einstein” Foto: Arthur Sasse

Por eso si quieres conseguir una buena foto, tienes que seguir al personaje, esperar, observar, de nuevo esperar y quizás con algo de suerte y ocurrencia del retratado, consigas una buena imagen. Tal vez no llegue a ser famosa, pero por lo menos será una foto distinta.

Puedes seguir leyendo sobre otras fotos y sus historias.