Solo necesitó diez minutos, para cambiar la historia de la fotografía

Una de las cosas maravillosas que tiene la fotografía es que cada una de ellas te cuenta una historia, por eso hay miles de anécdotas. Desde la época de Joseph Nicéphore hasta la actualidad, los fotógrafos y sus fotografías siguen revelándonos múltiples aventuras.

En su época Louis-Jacques-Mandé Daguerre, más conocido como Louis Daguerreusando el Daguerrotipo  fue el primero en retratar a las personas en menos tiempo de exposición. Resultado que no solo lo benefició económicamente, sino que sentó los precedentes de la fotografía que ahora conocemos.

Esta es la historia: 216458_2
Boulevard du Temple: Por Louis Daguerre

París, Abril de 1838, en el concurrido y tradicional Boulevard du Temple Louis Daguerre  pretende fotografiar la transitada avenida. En su primer intento, el resultado fue desalentador. La calle parecía desierta. Los transeúntes pasaban demasiado rápido para el tiempo de exposición que necesitaba el daguerrotipo.

daguerre01
Un plano más cercano del lustrabota y su cliente.

No se dio por vencido y contrató a dos actores para que se mantuvieran quietos un par de minutos, mientras tomaba la foto. Consiguiendo su objetivo. Son justamente esos dos actores, que haciéndose pasar por lustrabota y cliente, los únicas personas en salir fijas en la imagen.

Demostró que en solo 10 o 15 minutos las personas podían ser retratadas. Anteriormente con el procedimiento de Joseph Nicéphore fotografiar a una persona tomaba entre dos y diez horas.

Aprovechó su éxito al máximo.El estado Francés le compró el invento a cambio de una pensión vitalicia de alrededor de seis mil francos anuales. Luego el daguerrotipo llegaría a todo Estados Unidos y Europa.

Como ven, solo le bastó un par de minutos para cambiar la forma de hacer fotos. Desde ese momento, mucha más gente se animó a ser retratada cambiando la forma de hacer fotografía y por supuesto también su historia.


Published by

@yaniesther

Soy reportera gráfica desde el 2003 cuando ingresé al diario La República, fueron siete años y medio de aprendizaje, realizando tareas de edición y jefatura. En el 2009 me fui a trabajar a la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) como subeditora de PuntoEdu. Paralelamente realizaba trabajos para Oxfam, en sus proyectos por el país. En el 2010 fui contratada como fotógrafa de campaña de Lourdes Flores a la Alcaldía de Lima, y en el 2011 apoyé por un mes a Alejandro Toledo en su campaña a la presidencia de ese año. Finalmente en abril del 2011, volví al diario La República. Para luego de cuatro meses, venir a Argentina, Buenos Aires y empezar todo de nuevo.Lo más importante es nunca dejar de avanzar.