Quemó todas sus pinturas para convertirse en fotógrafo

kim-shcoenstadt
Foto: Kim Shcoenstadt

John Baldessari empezó como artista plástico pero a mediados de 1960 cambió de dirección. Cansando de lo mismo decidió dedicarse a la fotografía, con la ilusión de una nueva filosofía de trabajo. No encontró mejor manera que iniciar su carrera, quemando todas sus obras y cuadros realizados en su etapa artística.

Replanteó su profesión con la fotografía y buscó un nuevo lenguaje visual que rompiera con los convencionalismo de su época. El resultado fue una nueva forma de arte conceptual que lo llevó a ser considerado como uno de los creadores más influyentes del siglo XX.  

La decisión de John Baldessari resume lo que nosotros como profesionales de la fotografía debemos hacer siempre. Renovarnos, cambiar de dirección cada vez que nuestro trabajo no nos satisface. Arriesgarse a hacer realidad nuestras ideas. 

No creo que tengas que quemar trabajos anteriores, ¿o tal vez sí? Uno debe retarse todos los días y seguir su pasión. En realidad esto se puede aplicar a todas las profesiones.

Puedes conocer un poco más de la vida de este fascinante artista en esta resumida biografía:

En los primeros minutos de este otro documental puedes ver el día que quemó todos sus cuadros.

Puedes ver algunos de sus trabajos aquí

 

Published by

@yaniesther

Soy reportera gráfica desde el 2003 cuando ingresé al diario La República, fueron siete años y medio de aprendizaje, realizando tareas de edición y jefatura. En el 2009 me fui a trabajar a la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) como subeditora de PuntoEdu. Paralelamente realizaba trabajos para Oxfam, en sus proyectos por el país. En el 2010 fui contratada como fotógrafa de campaña de Lourdes Flores a la Alcaldía de Lima, y en el 2011 apoyé por un mes a Alejandro Toledo en su campaña a la presidencia de ese año. Finalmente en abril del 2011, volví al diario La República. Para luego de cuatro meses, venir a Argentina, Buenos Aires y empezar todo de nuevo.Lo más importante es nunca dejar de avanzar.