Humanae: proyecto fotográfico que rompió el paradigma de la discriminación racial

Muchos fotógrafos se sienten comprometidos con diversos temas sociales ya sea por afinidad o experiencias personales. Algunas de estas vivencias son usadas para crear historias que aporten un cambio en la actitud de las personas.

Y si tu proyecto fotográfico tiene un mensaje tan poderoso que incluso puede cambiar al mundo. ¿Cómo te sentirías?

huamnae4.jpgFoto: Bill Wade

Este es el caso del proyecto Humanae, de Angélica Dass fotógrafa brasileña radicada en Madrid. Quien fue discriminada y excluída de diferentes lugares y grupos sociales simplemente por el color de su piel y la forma de su cabello.

Sin embargo esto nunca la amilanó ni la detuvo. Estaba convencida que debía encontrar alguna manera de combatir este tipo de discriminación.

Por eso, como fotógrafa nunca dejó de buscar formas de difundir la igualdad racial. Hacía retratos de amigos y familiares muchos de ellos de origen occidental, europeo y sudamericano. Con el objetivo de mostrar que a pesar de esas diferencias ellos se encontraban unidos. Durante ese proceso incluyó el Pantone, un sistema de clasificación de colores, para ordenar por tonos las fotos que había realizado. De esa manera nació Humanae, cuyo objetivo es registrar todos los colores de piel que existen.  

La técnica que usa Angélica es sencilla, consiste en fotografiar a una persona sobre un fondo blanco con los hombros expuestos. Luego usa una parte del color de la piel de la nariz y con ese tono pinta el fondo blanco del retrato. Consiguiendo un color diferente que puede clasificar sin darle prioridad a ninguna de ellas.

Juan Miguel Ponce.jpg
Foto: Juan Miguel Ponce

Mientras desarrollaba su proyecto, se dio cuenta que el argumento de superioridad racial no debía existir basandose en el color de la piel, pues existen miles de tonos distintos. Entonces era imposible considerar un color de piel superior al otro. Incluso había notado que personas de la misma familia no compartían el mismo color, o de personas que tenían tonos distintos durante las estaciones del año. ¿Entonces de qué color de piel superior estaban hablando?

Ahora podía romper con el paradigma de la diferencia racial. Ese que durante mucho tiempo la discriminó. Descrubrió el método para expresar su visión sobre las razas en el mundo.

El resultado es una serie de fotos de personas con tonos distintos, creados por el mismo color de su piel. Donde ninguno de ellos es mejor que el otro.

huamnae3.jpg

Hasta ahora ha fotografiado al rededor de 3000 personas de diferentes países y ciudades. Para Angélica este trabajo no tienen fin, su objetivo es fotografiar la mayor cantidad de gente que sea posible. Por eso sigue convocando a las personas a través de sus redes sociales.

“Es fundamental que participe gente que crea en el mensaje que quiero transmitir y que me preste su cara para ello”  deia.com

El proyecto de Angélica ha tenido tanta repercusión que ha sido cubierto por diferente medios nacionales e internacionales. Su trabajo es considerado dentro de textos educativos, políticos, económicos para hablar sobre igualdad e identidad. Ha recibido invitaciones de todo el mundo y realizado exposiciones en diversos países. Incluso el Museo Leonardo da Vince en Milán, ha considerado una pieza de su trabajo dentro del departamento de genética.

“Lo que me dijeron los científicos es que los dos estábamos buscando lo mismo. Ellos a través de las investigaciones con el ADN y yo a través de los retratos de Humanae” El Comercio

En esta charla ofrecida para TED la fotógrafa revela su lado más sensible al explicar como surgió su proyecto Humanae. Cuenta detalles del proceso personal que tuvo que vivir primero para encontrar finalmente la respuesta a su búsqueda sobre la igualdad.

Más información de su trabajo en su Web ,TumblrInstagram y Facebook

Published by

@yaniesther

Soy reportera gráfica desde el 2003 cuando ingresé al diario La República, fueron siete años y medio de aprendizaje, realizando tareas de edición y jefatura. En el 2009 me fui a trabajar a la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) como subeditora de PuntoEdu. Paralelamente realizaba trabajos para Oxfam, en sus proyectos por el país. En el 2010 fui contratada como fotógrafa de campaña de Lourdes Flores a la Alcaldía de Lima, y en el 2011 apoyé por un mes a Alejandro Toledo en su campaña a la presidencia de ese año. Finalmente en abril del 2011, volví al diario La República. Para luego de cuatro meses, venir a Argentina, Buenos Aires y empezar todo de nuevo.Lo más importante es nunca dejar de avanzar.