Fotografiando al poeta triste

los-heraldos-negros-cesar-vall

¿Quién fotografió al poeta con esa mirada nostálgica y perdida en la nada, apoyando todo su mundo sobre ese puño firme? La pregunta es tan válida, como las decenas de fotos que existen de César Vallejo, siempre pensativo, poético. Sin remedio, un soñador triste. Ya sea la manera de mirar a la cámara, o la percepción que tenían de él los fotógrafos, siempre salía con ese aire  reflexivo y triste.

La foto la realizó su amigo Juan Domingo Córdova en 1929, en el parque de Versalles –Paris (Francia). Lo vio sentado junto a su esposa Georgette Marie Philippart y aprovechó en fotografiarlo. La foto que todos conocemos, ha sido recortada de tal manera que sólo sale Vallejo, y que es finalmente la imagen que todos recordamos. Quizás ese día el poeta estaba aburrido o la compañía de Georgette  no lo animaba mucho, pero Juan aprovechó ese gesto pasivo e hizo de ese instante la eternidad.

cesar-vallejo-georgette

No resto importancia a las otras fotografías, pero es esa imagen se ha convertido con los años en un referente de quién es César Vallejo, como lo son las fotos de Salvador Dalí, Marilyn Monroe, Winston Churchill, Marlon Brando, Jim Morrison, Che Guevara, Albert Einstein etc.

De las demás fotos no tengo autores pero sí una pena de no saber la historia detrás de cada foto.

Cesar-vallejo-niza-1929

César Vallejo en Niza, 1929

cesar-vallejo

No tengo dato de está foto…

cesar_vallejo-en-paris

Su primera estadía en Europa

 

Published by

@yaniesther

Soy reportera gráfica desde el 2003 cuando ingresé al diario La República, fueron siete años y medio de aprendizaje, realizando tareas de edición y jefatura. En el 2009 me fui a trabajar a la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) como subeditora de PuntoEdu. Paralelamente realizaba trabajos para Oxfam, en sus proyectos por el país. En el 2010 fui contratada como fotógrafa de campaña de Lourdes Flores a la Alcaldía de Lima, y en el 2011 apoyé por un mes a Alejandro Toledo en su campaña a la presidencia de ese año. Finalmente en abril del 2011, volví al diario La República. Para luego de cuatro meses, venir a Argentina, Buenos Aires y empezar todo de nuevo.Lo más importante es nunca dejar de avanzar.