El fotógrafo que retrató por cuatro meses a Fidel Castro

fidel-castro-3

Aprovechó cada momento en fotografiar a Fidel Castro y su grupo de guerrilleros, conocidos como los “barbudos” . Sin presagiar que estaba retratando el inició de lo que sería la más grande revolución del siglo XX.

Ese fotógrafo fue Enrique Meneses, un periodista de larga trayectoria, que lamentablemente murió a los 83 años en el 2013. Un avispado madrileño, que gracias a su agudo olfato periodístico y algo de suerte, logró estar en el momento indicado.

Enrique llegó de casualidad a La Habana-Cuba, ignorando la historia de este joven revolucionario llamado Fidel. Para ese entonces trabajaba en la revista francesa Paris Match, y fue su editor quien le sugirió investigar sobre este grupo, que pretendía revocar de la presidencia al militar Fulgencio Batista.

538887771_279b515096_o

En un país en estado de emergencia, Meneses encontró la manera de llegar a su destino. Viajó en una avioneta, como capataz de plantaciones de azúcar y mandó su equipo en una caja como carga. El Plan resultó.

Una vez en Sierra Maestra, contactó con Vilma Espín, alias “Debora”, quien sería luego, esposa de Raúl Castro. Ella ayudó a establecer el primer contacto, como lo hacía con todos los periodistas que buscaban entrevistar al joven cubano.

2

Luego de varias horas de caminar por Sierra Maestra, Meneses decide descansar. Minutos después un hombre alto y barbudo lo despertó, era Fidel Castro. El cubano le llegó a tener apreció por el trabajo que realizaba. Incluso cuando el periodista se quedó sin rollos, ordenó a toda su tropa entregar todo tipo de película fotográfica.

Una tarde se encontraron con el campamento de Ernesto Che guevara. Esa noche el periodista pudo dormir mejor. A la mañana siguiente, miró que en su puerta había un cartel que decía “prensa extranjera” Luego se enteró que el autor de la broma era el carismático Che Guevera.

Los días de convivencia crearon lazos de amistad y confianza entre los rebeldes y Enrique, quien incluso podía escuchar las reuniones privadas de Fidel. Enterándose de esa manera sobre su enemistad con comunistas y de su intensión de sabotear plantaciones de cañaverales, incluso los de su familia.

enrique-meneses

Con más de mil fotos tomadas, decide que ya es tiempo de enviar su trabajo a París. Cuidando en todo momento no ser sorprendido por el gobierno de Batista. Usando su ingenio y la ayuda de una muchacha, logran llevar el material a EEUU y de ahí a París. Su estrategia fue coser los rollos y sus textos en las enaguas de la joven.

La revista recibe el material sin ningún problema y luego las publica en tres grandes reportajes del 8 marzo 1958 y del 12 y 19 de abril 1959.  Las fotos aparecieron en todos los diarios y revistas interesados en esta lucha militar. Causó mucha admiración el trabajo de Meneses, por su compromiso profesional y su audaz manera de conseguirlo. El periodista reveló tiempo después que gracias a esto, le encomendaban más trabajos de gran cobertura internacional.

2u1lzglhvhlwzt1kzwzhdwx0cg

Pero su salida de Cuba no fue del todo exitosa, los militares de Batista lograron capturarlo y luego lo torturaron intentando obtener información acerca de los líderes revolucionarios. Fue gracias a el embajador español, Juan Pablo Lojendio, amigo personal de Batista, que pide su liberación. Meneses es liberado y luego expulsado de Cuba, a la cual nunca volvió a regresar.

Historic image of Fidel Castro, Cuba.

Puedes ver más fotos en este enlace de Flickr.

Y si quieres más detalles de su travesía por Sierra Maestra,  puedes leer el trabajo que realizó la periodista Patricia Calvo

En el documental Oxigeno para vivir revelan más de este veterano del periodismo.

Esta es una de últimas entrevistas que se le realiza a Enrique, donde cuenta sus anécdotas, frustraciones y alegrías. Dejando importantes reflexiones sobre el periodismo.

 

Published by

@yaniesther

Soy reportera gráfica desde el 2003 cuando ingresé al diario La República, fueron siete años y medio de aprendizaje, realizando tareas de edición y jefatura. En el 2009 me fui a trabajar a la Pontificia Universidad Católica del Perú (PUCP) como subeditora de PuntoEdu. Paralelamente realizaba trabajos para Oxfam, en sus proyectos por el país. En el 2010 fui contratada como fotógrafa de campaña de Lourdes Flores a la Alcaldía de Lima, y en el 2011 apoyé por un mes a Alejandro Toledo en su campaña a la presidencia de ese año. Finalmente en abril del 2011, volví al diario La República. Para luego de cuatro meses, venir a Argentina, Buenos Aires y empezar todo de nuevo.Lo más importante es nunca dejar de avanzar.