Utilizó la tecnología para darle vida a lo desconocido.Lennart Nilsson

Lennart-Nilsson-103

Lennart Nilsson es un fotógrafo sueco, que usó la tecnología de su época para darle vida a  un mundo desconocido, hasta ese momento…Las fotografías mostraban por primera vez los rasgos, posiciones y hasta las muecas de un feto humano dentro del útero materno. De esa manera transformó la ciencia y la fotografía.

Nilsson empezó haciendo fotos de los fetos conservados en un hospital. Luego se aventuró en el uso del endoscopio, al cual incorporó un angular diminuto y un flash electrónico con el que buscaba capturar las diferentes facetas de los embriones.

foto-feto

La famosa foto que aparece en diversos libros y revistas la logró un año después de su primer intento, cuando los médicos lo llamaron para presenciar un embarazo extrauterino.  Lamentablemente el feto había fallecido y los médicos lo colocaron en una solución salina. Nilsson aprovechó la oportunidad y acomodó al feto en una bolsa de agua y luego esta bolsa en un acuario.

Esa foto fue la que se publicó en Life Magazine, y luego apareció en otras revistas como Paris Match, Times, Stern y Geo. Siendo desde ese momento, conocido como el fotógrafo científico sueco. En una entrevista Lennart cuenta con más detalles como realizó esa foto.

DXQbQ

Su trabajo fue tan exitoso que luego fue requerido para realizar producciones audiovisuales que tocaban diferentes temas relacionados con la ciencia; Los primeros días, Células de cáncer y de muerte, La saga de la vida, El milagro de la vida, Milagro del amor. Así también siguió trabajando en varios libros sobre fecundación, fetos etc. Todos traducidos a diversos idiomas.

Lennar Nilsson ha ganado innumerables premios, pero quizás uno de los más importantes es el que se da en su nombre “Premio Lennart Nilsson”  que se otorga a la mejor fotografía científica, técnica o médica.

preg-14_1494400i

Con el tiempo Lennart perfeccionó su técnica para hacer cada vez mejores fotos , incluso de alió con la empresa Storz para crear nuevas ópticas y de mejor resolución.

Este es un video donde se ve a Lennart en pleno trabajo.

Más del trabajo de Lennart Nillson

¿Se debió o no publicar la foto de “Gringasho” en los medios?

CAPTURA DEL SICARIO TRUJILLANO GRINGASHO (APG, INICILES DE NOMBRE), DE 14 AÑOS, EN UN HOSTAL, EN EL DISTRITO DE INDEPENDENCIA.
Foto: Alberto Orbegozo/Peru21

Existe una ley que prohíbe mostrar la identidad o imagen de un menor de edad en los medios de comunicación. Gringasho, todavía para cuestiones prácticas es un menor de edad. Por lo tanto está sujeto a esta ley. No lo defiendo ni acuso. Lo que discuto es la transgresión, justificada o no, de los medios de comunicación sobre está ley.

Pienso que se debió respetar la regla. En cambio vimos mucha incongruencia de los medios, quienes un día cubrían el rostro del menor y al día siguiente ya no. Tantos en sus ediciones impresas y digitales.

¿Los medios cometieron alguna infracción legal al publicar en los diarios o noticieros la imagen de Gringasho? 

Para responder esta pregunta acudí a Roberto Pereira (Abogado de IPYSMariana Bazo (Jefa dfotografía de Reuters) y Juan Alvarez (Editor de La República) para que nos cuenten que piensan sobre este delicado tema. 

diarios
Todos los diarios cubrieron la noticia en portadas, llamadas de portada o especiales.

Roberto Pereira -Abogado de Instituto Prensa y Sociedad, IPYS

En el Perú existe una norma legal expresa que establece una prohibición absoluta de que se publique la identidad e imagen a través de los medios de comunicación, de los niños o adolescentes que se encuentren involucrados como víctimas, autores, partícipes o testigos de una infracción, falta o delito (párrafo final del artículo 6º del Código de los Niños y Adolescentes).

Esta prohibición absoluta se sustenta en la presunción de que la divulgación por los medios de comunicación de la identidad o imagen del niño o adolescente, le será perjudicial o lo pondrá en serio riesgo.

Sin embargo, la pregunta es si resulta justificado aplicar dicha prohibición cuando se presentan situaciones en las que la razón o el fundamento que la sustenta no se verifica en la práctica o dicho fundamento entra en conflicto con valores de mayor peso.

Así, resulta pertinente preguntarse si tiene sentido aplicar la prohibición cuando es evidente que la difusión de la imagen o de la identidad del niño o adolescente, lo va a favorecer porque, por ejemplo, podrá ser identificado por sus padres o familiares. O en situaciones en las que la difusión de la imagen o de la identidad del niño o adolescente, es la única manera de preservar la vida o la integridad de otras personas. Por ejemplo, tratándose de adolescentes de alta peligrosidad como aquellos que pertenecen a células terroristas de aniquilamiento, depredadores sexuales u homicidas seriales.

En mi opinión, en estos casos, la prohibición absoluta cede o es vencida por razones jurídicas de mayor peso. En el primer caso relacionadas con la satisfacción de los propios derechos de los niños y adolescentes, mientras que en el segundo supuesto, con la necesidad de preservar derechos de terceros. Ciertamente el caso del adolescente denominado Gringasho, si es cierta toda la información acerca de su peligrosidad, califica en el segundo de los supuestos y a mi criterio, resultaría justificada la publicación de su imagen e identidad. Lo contrario implicaría otorgarle una protección injustificada y una desprotección también injustificada a los derechos de terceros.

Por lo demás, en el Derecho no es extraño que las reglas que establecen prohibiciones absolutas sean vencidas o sean desplazadas cuando se presentan casos en los que concurren razones de mayor peso jurídico para dejarlas de lado. Ahora bien, esto no exime a que la difusión respete los criterios de proporcionalidad y diligencia debida en la información. Así por ejemplo, no se puede presentar a alguien como culpable de un delito cuando únicamente es acusado de participar en el mismo.

Otro tema directamente vinculado al anterior es a quién le corresponde realizar el análisis sobre si la referida prohibición se justifica o no. En la medida que en el Perú rige la prohibición de censura previa, dicho análisis debe hacerlo, en primer lugar, el propio medio o periodista. Ahora bien, si el medio o el periodista no obran conforme a los criterios señalados y publican la identidad e imagen de un niño o adolescente, sin que existan situaciones que justifiquen dejar de lado la prohibición, pueden incurrir en responsabilidad deontológica, civil o penal, dependiendo del caso.

peru21_0
Peru21, por ejemplo diariamente publicaba nueva información sobre la captura de Gringasho la graficaba con fotos del adolescente a veces con mosaico y otras no.

Mariana Bazo (Jefa de fotografía en Reuters)

Uno debe guiarse de las leyes y si las leyes peruanas dicen que no se puede mostrar la cara de un menor de edad, entonces no se muestra. Creo que los medios, lo han engrandecido y convertido en un personaje novelesco, que sale todos los días en las caratulas de los periódicos y los noticieros.
Con mosaico y sin mosaico, lo que debe hacer un editor gráfico es respetar las reglas. Si publicas una foto de un menor de edad en el Perú, las leyes aquí dicen que tienes que publicarlo con mosaico y así debe ser.

Las leyes no tienen matices, la regla es una sola. Y es igual en la ética periodística, si hay un regla no puede haber excepciones, a menos que haya una excepción a esa ley, pero eso no lo decide un periodista, sino lo decidirá el congreso o los legisladores. Yo creo fielmente que las leyes se tienen que respetar, porque es la manera de convivir de los ciudadanos. El trabajo del periodista es contar la noticia pero también respetar las leyes.

En el caso de Gringasho, lo que nosotros hubiéramos tenido que hacer (como agencia Reuters), es siempre decir el presunto o el sospechoso, mientras no sea juzgado siempre tenemos que decir el supuesto. Aquí no se ha hecho eso. Se ha acusado de frente.

Los medios siempre tienen ganas de hacer novelas, es mejor que hablar de congresistas. En el fondo quizás no es tan grave y la historia de este chico sea parte de una leyenda.

En Estados Unidos, por ejemplo, es muy complejo este tema. Para que aparezca un menor de edad en un diario, se tiene que pedir autorización firmada de los padres y un teléfono de contacto para que el editor del medio confirme y verifique este permiso.

elcomercioweb
Otro ejemplo de indecisión también lo pudimos apreciar en el FanPage del diario El Comercio, donde a veces ocultaban el rostro y otras veces no.

Juan Alvarez (Editor del diario La República)

Debió cubrirse o no el rostro al delincuente ‘Gringasho’ va más allá de la discusión ética o legal entre periodistas, abogados y defensores de los derechos de los menores de edad y de las víctimas de un sicario. En mi opinión responde más a la lógica de la espectacularización de la noticia.

Esa tendencia perniciosa que lleva a productores periodísticos a casi obligar a los reporteros a buscar; personajes y casos que permitan desarrollar una saga contada en primeras planas o titulares de noticieros y a mostrarlos ante la opinión pública con el ángulo más impactante, las imágenes más chocantes, y el lenguaje más directo; pero sobre todo, entregando todo a la simpleza del hecho en sí, y dejando al margen cualquier posibilidad de reflexión básica o mediano análisis al respecto.

Es cierto que aún se indaga si ‘Gringasho’ tiene o no menos de 18 años, pero también lo es que varios medios quitaron el mosaico de su rostro mucho antes de que la verdad haya quedado establecida plenamente. También es cierto que algunos ciudadanos consideran que la sociedad debe protegerse de asesinos menores de edad, y es posible que una manera de hacerlo es mostrando su rostro para reconocerlos y saber qué hacer si se nos cruza en alguna esquina.

 

11 de setiembre: El hombre que cae

bten_years_ago_19_men_trained_by_al-qaeda_carried_out_a_c_4

El 11 de setiembre del 2001 Richard Drew, fotografo de AP, estaba cubriendo un desfile de modas. Cuando su editora lo llamó para pedirle que vaya a World Trade Center porque una de las torres había sido impactada por un avión comercial. Richard, empacó sus cosas y fue al lugar.

Empezó a fotografiar a las personas que se lanzaban desde los pisos altos, y no dejo hacerlo por varios minutos. Fueron cerca de 200 personas que ese día se lanzaron tratando de evitar el infierno de fuego y humo que se vivía en la parte alta del edificio.

El sonido de los cuerpos era cada vez más insoportable, pero él asume su trabajo como lo ha hecho siempre, como lo hizo la vez que fotografió Bobby Kennedy cuando fue alcanzado por una bala. Ese día también “estaba en automático” y simplemente fotografiaba lo que veía.

Consiguió las fotos  y se fue a la oficina de AP a editar su trabajo. Al verlas se quedó impresionado con una de ellas. Al día siguiente la imagen apareció en todos los diarios.
“El hombre que cae”o “The Falling Man” lo empezaron a titular.

richard-drew

¿Quién es ese hombre? ¿Qué piensa mientras cae? ¿Por qué se lanzó?
Son infinitas las preguntas que muchos se hicieron al ver esta imagen. Miles de norteamericanos elevaron su protesta por la publicación de esta imagen. Ellos pedían que sea retirada, porque mostraba a personas escogiendo morir y para ellos eso simboliza derrota. Y en ese momento, lo que necesitaban era esperanza, fe, heroísmo.

Fue por eso quizás que esa imagen no volvió a salir, muchos medios autocensuraron la imagen. Y empezaron a mostrar imágenes que se ajustaran con el sentimiento de todo el país.

Existe un articulo que hizo Tom Junod “El hombre que cae” donde cuenta extensamente la historia de esta foto.

También pueden ver un documental llamado The Falling Man  donde logran identificar al hombre como Jonathan Briley de 43 años ingeniero de sonido que ese día le tocó trabajar en la última planta de la torre norte.

Fotos: Richard Drew/AP

Dos fotógrafos se disputan la famosa foto “la mano de Dios”

Mundial México 86, todos corren por el balón, pero solo uno parece decidido a meter el gol. Tenía que ser Maradona, tenía que ser “el diez”. Argentino e inglés saltan, pero sorprendentemente el 1.65 m de Maradona logra alcanzar la pelota y mandarlo directamente al arco de Peter Shilton. Las imágenes de televisión son muy rápidas, pero al parecer el gol fue con la mano. Muchos lo decían pero nadie lo aseguraba. Hasta que….hasta que los diarios confirmaron lo que todos sospechaban.

Así nació la famosa foto “la mano de Dios”. Pero no solo la historia de esa jugada fue controversial, sino también la imagen misma.

Existen pocos fotógrafos que lograron capturar el momento en que Maradona, voluntariamente o no, toca el balón con la mano. Ese día todos corrieron a revelar sus rollos para ver si tenían la jugada, testigos confirmaron que escucharon a uno gritar a voz en cuello “¡Lo tengo!”.

El embrollo se produce cuando aparecen dos fotos que por su similitud es imposible creer que lo hayan realizado dos fotógrafos distintos. Hasta ahora nadie conoce la verdadera historia de ese misterio.

Alejandro Ojeda Carbajal
Fue un fotógrafo mexicano que que cubrió el mundial para el diario El Heraldo. Su foto de la “mano de Dios” ganó el Premio Nacional de Periodismo 1987 . Nadie duda de que él sea el autor de esa foto, incluso cuando uno busca en Internet, la imagen siempre sale como propiedad del mexicano. El misterio aparece cuando otro fotógrafo de otro medio se adjudica una foto muy parecida, por no decir igual.

golmaradona
Esta es la imagen, editada, para que puedan ver la similitud con la siguiente foto que realizó otro fotógrafo.

Bob (Robert) Thomas
Fotógrafo colaborador de Getty Images y uno de los más importantes de ese tiempo. La confusión empieza cuando los editores reciben sus fotos y se dan cuenta que una de ellas es idéntica a la foto de Alejandro Ojeda, incluso para enredar más la historia Thomas envía fotos del gol con ángulos distintos. ¿Cómo es posible que un fotógrafo haya podido tomar la foto de diferentes lugares al mismo tiempo? En ese fecha no existía tecnología que pudiera hacer eso. Posiblemente tuvo la ayuda de otra persona. Algo que no se puede asegurar, porque la foto está firmada tan solo como Getty Images.  Esta historia no ha podido ser aclarada por el fotógrafo. Cuando algunos medios han intentado hablar con él siempre ha sido imposible, incluso Getty Images no brinda información. Solo se sabe que vive en una granja, lejos de Inglaterra.

mano-dios_oleima20100504_0075_6
Este es la foto del salto de Maradona, pero desde otro angulo. La foto está firmada a nombre de Getty Images. En ese tiempo solo se permitían dos fotógrafos por medio ¿ Y si hubieron dos, por qué nunca firmaron la foto con el nombre del fotógrafo?

la_mano_de_dios
Esta es la foto que comparten dos fotógrafos como suyas. El mexicano Alejandro Ojeda y la de Robert Thomas, incluso puedes ver en la página de Getty Images, que la imagen está firmada a nombre de Thomas. Pero la foto es muy parecida a la de Ojeda

El siguiente fotógrafo no forma parte de esta enredo, pero lo consideramos porque ese día también logró capturar “la mano de Dios”

Eduardo Longoni
Fotógrafo argentino de 26 años, trabajaba para la Agencia de Noticias Argentinas. Era el fotógrafo de mayor experiencia y por eso lo mandaron a cubrir el mundial. Aunque admite que esa foto fue producto de la casualidad. Confiesa que no tenía mucha experiencia haciendo fotos de deporte, pero que lo enviaron a cubrir y tuvo que hacer lo mejor posible. Lo bueno, dice, es que gracias a esa foto la agencia pudo pagar toda la cobertura del mundial. Y al regresar a su país, recibió un sueldo como regalo de la empresa.

En una entrevista Longoni,  declara que ese día las agencias buscaban la foto para comprarla pero que muy pocos la tenían, dos o tres quizás. También menciona que vio a un fotógrafo japones con la foto. Versión incorrecta, porque hasta ahora no hay evidencia de esa foto con autor japones.

longoni
Ese día realizó tres disparos con la cámara, solo una de ellas logró captar el balón cerca de la mano.

Lo único claro hasta ahora, es que el gol de Argentina, fue con la mano.