Goran Tomasevic, el fotógrafo que siempre está cerca

34063_540x351

Goran Tomasevic es un fotógrafo de origen serbio, con más de diez años cubriendo conflictos en el Medio Oriente. Su trabajo se ha publicado en diversas revistas y periódicos internacionales, resaltando el alto valor descriptivo y expresivo de sus imágenes.

Tomasevic, es uno de los pocos fotógrafos que se encuentra en Damasco, capital de Siria, cubriendo el conflicto armado. Un lugar a los que pocos han podido acceder.

Es ahí precisamente donde fotografió la muerte de un miliciano por el disparo de un francotirador. Las demás imágenes las puedes encontrar en Reuters, agencia donde actualmente trabaja. También puedes ver la galería fotográfica donde describe cada una de sus imágenes.

“Pasar mucho tiempo con las personas afectadas es la única manera de cubrir una historia como ésta. Tienes que encontrar una manera de no molestar demasiado a la gente” Goran Tomasevic

1
Dos milicianos del Ejército de Liberación de Siria se cuidan de los francotiradores durante el enfrentamiento en la zona de Ain Tarma de Damasco. Reuters / Goran Tomasevic

4
El combatiente de la derecha es alcanzado por las balas, resultando herido.
Reuters / Goran Tomasevic

7
Su compañero lo arrastra intentando protegerlo.
Reuters / Goran Tomasevic

9
Logran llevarlo a una zona segura.
Reuters / Goran Tomasevic

10
No pudieron salvarlo, y murió cuando lo trasladaban a un centro de atención.
Reuters / Goran Tomasevic

“Por buscar la verdad, encontraron la muerte en Uchuraccay”

uchuraccay2
De izquierda a Derecha. Jorge Sedano, Amador García, Luis Mendívil, Felix Gavilano, Pedro Sanchéz, Willy Retto, Eduardo de la Piniella y Octavio Infante (puede ser él quien tomó la foto)

Este es un sencillo post de homenaje a los ocho periodistas que murieron el 26 de enero de 1983 en la ciudad de Uchuraccay, Ayacucho. Supuestamente a manos de campesinos. Otra versión señala que fueron militares encubiertos quienes habrían dado muerte a los periodistas. Las conclusiones sobre este episodio negro de la prensa peruana, pueden encontrarlo en el informe final de la Comisión de la Verdad y Reconciliación

Han pasado 30 años, sin embargo todavía sigue el sabor amargo de justicia incompleta, porque hasta ahora no se sabe quiénes y por qué los mataron. Son sus familiares quienes esperan esa respuesta…

serie-willy-retto 
Momentos en que Willy Retto fotografía la intervención de los campesinos. Serie de fotos que fue premiada con una mención especial por el Premio Rey de España

El Grupo Alturas del Perú, les dedicó una canción.

Por aquí pasaron  “Mártires de Uchuraccay”

Por los caminos de Ayacucho, corazón del pueblo.

Donde un nueve de diciembre el grito fue “libertad”.

Por esos mismos caminos, corazón del pueblo.

Pasaron y no volvieron todos aquellos que fueron rumbo a Uchuraccay.

Ocho rosas coloradas, corazón del pueblo.

Del tallo fueron cortadas en Uchuraccay.

Por cada rosa un lucero, corazón del pueblo.

Ahora brillan en el cielo de Uchuraccay.

¿Y cómo fue lo que pasó, y cómo fue que sucedió?

Por aquí pasaron y jamás volvieron aquellos que fueron rumbo a Uchuraccay.

Mártires de la noticia, que por buscar la verdad.

Solo encontraron la muerte en Uchuraccay.

La  libertad no se mata, con cuchillos ni puñal.

Ni con palas ni machetes en Uchuraccay.

¿Y cómo fue lo que pasó, y cómo fue que sucedió?

Por aquí pasaron y jamás volvieron aquellos que fueron rumbo a Uchuraccay.

¡Libertad, justicia, libertad!

Cómo ganar la mejor foto del Dakar y no morir en el intento.

MOTORSPORT - DAKAR PERU CHILE ARGENTINA  2013 - STAGE 5 / ETAPE 5 - AREQUIPA (PER) TO ARICA (CHI) - 09/01/2013 - PHOTO : FREDERIC LE FLOCÔH / DPPI -
Premio Emilie Poucan 2013, Frederic Le Floc’h, fotógrafo de la agencia DPPI

El Dakar es una de las competencias más duras del mundo. Incluso algunos participantes llegan a perder la vida en su recorrido hacía la meta. Los fotógrafos no son ajenos a esta travesía y cada año, alistan mochilas para partir como un competidor más.

El Premio Emilie Poucan, es un galardón que se otorga a la mejor fotografía tomada durante los días que dura el Dakar. El nombre del premio es en honor a la corresponsal de prensa fallecida en un accidente aéreo del 2010.

Este año ganó el francés Frederic Le Floc’h, fotógrafo de la agencia DPPI, con una foto donde se ve a un piloto atravesando un tramo del desierto de Arequipa- Arica.

El año pasado el premio lo ganó el argentino Cézaro de Luca, fotógrafo de la agencia EFE, quien a cubierto las primeras tres ediciones del Dakar en Sudamérica (2009, 2010 y 2011) Cautivando al jurado en el 2012 con una foto tomada en Antofagasta, donde dos motociclistas disputan la carrera a primeras horas de la mañana.

Hemos querido conversar con Cézaro, apoyados en su reconocida experiencia, para que nos cuente detalles de ese mundo salvaje al cual se enfrenta todo fotógrafo que asiste a cubrir la competencia. Imágenes que vemos emocionados desde nuestras casas, pero que fotógrafos aguerridos como Cézaro cubren año a año. Cómo ganar la mejor foto del Dakar y no morir en el intento es lo que nos cuenta a continuación

CCezaro-De-Luca-Agencia-EFE
Premio Emilie Poucan 2012, Cézaro de Luca, fotógrafo de la agencia EFE

-¿Qué es lo más importante que debe saber un fotógrafo antes de emprender el Dakar?

Definitivamente hay que ir dispuesto a la aventura y con extra fuerza guardada en la mochila, porque la necesitarás en cualquier momento.

Los días serán largos, con mucho desgaste físico y poco sueño. Los imprevistos serán cosa de todos los días.

Un día tipo, exige levantarse antes del amanecer, porque a esa hora largan las primeras motos, y si salís después que ellos jamás alcanzarás tener una foto de ese grupo.

Sobre los equipos fotográficos hay que saber que se pueden estropear por el calor y polvo que existe durante toda la carrera.

Es importante que decidan a qué corredores seguir, según sea el origen de su trabajo.

Hay pilotos que  cambian de ruta a último momento, son minutos suficientes para dejarte fuera o que la imagen obtenida no satisfaga las expectativas.

-¿Qué momentos son los que consideras duros, pesados o extenuantes, durante la carrera del Dakar?

Planificar el día. Tener que levantarse temprano, interceptar a los corredores en algún punto de la travesía (a menudo casi inaccesible), salir de allí, transmitir las imágenes cuanto antes (al mediodía cierran los diarios de Europa), viajar hasta el próximo campamento. Comer, descansar y asearse dejan de ser actividades instintivas y usuales…

Hay que conseguir los puntos GPS, el transporte idóneo para llegar al lugar, cargar el equipo durante largas caminatas por las dunas, llevar  provisiones, cuidarse la piel, identificar a los competidores que van primero. Casi siempre son las motos y esas son difíciles de capturar para el lente de la cámara porque son más chicos y por ser primeros sorprenden con su aparición. Luego hay que pensar en los que vienen atrás. Luego volver a correr para transmitir. Al final si el calor y los golpes no dañaron los equipos, limpiarlos para el día siguiente.

Cuando uno tiene el deber cumplido siente alivio y hasta puedes tener la sensación de que fue fácil. Pero al día siguiente todo vuelve a empezar.

-El año pasado ganaste el Premio Emilie Poucan 2012 con una foto que tomaste en Antofagasta-Chile. ¿Cómo lograste esa foto? 

Ese día el recorrido era largo, así que planifiqué levantarme temprano, fotografiar la partida de algunas motos cerca del bivouac y correr hasta un punto para interceptar el paso de todos. Caminé un par de kilómetros desde la largada, para fotografiar un paisaje representativo. Mientras regresaba para seguir el viaje, me encontré con los primeros rayos del sol, la estela de polvo y las luces solitarias de las motos, todo sobre un fondo monocromo. Era una imagen que sintetizaba esos días y eso me gustó y lo fotografíe.

La fecha en qué tomé esa foto es especial para mi, porque fue el día posterior al cumpleaños de mi padre, quién había fallecido pocos meses atrás. Nunca supe si fue un regalo que recibí o que le di…

-¿Cuáles crees que son los criterios que usa el jurado para elegir la foto ganadora dentro de muchísimas imágenes realizadas por distintos fotógrafos?

Honestamente no sé los criterios que debe seguir un jurado. Nunca he seguido los concursos; para mi la fotografía es un trabajo que amo y me nutro del placer de hacerlo día a día. Sé que al final de la competencia se reúnen fotógrafos y organizadores del Dakar y eligen la imagen de ese año que más los represente.

-¿Dices que tu foto ganadora la conseguiste por accidente, a qué te refieres con eso?

Ganar un premio, muchas veces es un accidente. Es cierto que hay esfuerzo y dedicación detrás, pero creo que los premios son un accidente. Esa foto del 2012, se hizo en un momento inesperado y no tiene la espectacularidad que muchos esperan, sino más bien cierta poesía del espíritu aventurero, con el que se identificaron los jueces; gran paisaje, polvo, ruta, monotonía y soledad, resguardada por la solidaridad de otros competidores.

-La geografía de los países participantes de América del Sur, cautivan. ¿Te has sentido impactado por algún paisaje en especial durante tu trabajo en el Dakar?

Todo el paisaje es cautivante. Quizás, hasta llegar a Fiambalá en Argentina, todo es bastante accesible, pero bello igual. Las montañas de arena en los Andes, sobre todo en Chile y luego en Perú son increíbles. Sé que a los participantes durante las ediciones anteriores les fascinó Fiambalá y Copiapó, en Chile, pero mientras ingresábamos a Perú, por aire, pensé que también se sentirían fascinados por esa geografía que para ellos es como el paraíso para sus travesías.

El Dakar suele dar imágenes espectaculares por sus paisajes y el circuito natural, irregular, que mete en aprietos a conductores, forzados a saltar obstáculos. La mayor parte del tiempo, los pilotos andan solitarios por grandes dimensiones, intentando mantener el rumbo, o siguiendo una huella.

Francois-Flamand-DPPI
Premio Emilie Poucan 2011, Francois Flamand, fotógrafo de la agencia DPPI

*Cézaro de Luca actualmente reside en Italia y la entrevista la realizamos mediante correo. Pueden ver más del trabajo de Cézaro visitando su página

Yanina Patricio Blog, en radio Miraflores

a1

El pasado lunes estuve como invitada en radio Miraflores AM, en el programa Polideportes que conduce el fotoperiodista, Héctor Carballo. Durante media hora conversamos sobre mi trabajo, mi blog y otros temas relacionados con fotografía.

Agradezco la invitación y afirmo una vez más mis ganas de seguir posteando sobre fotógrafos y fotografías. Todavía hay mucho que contar… Aprovecho también para agradecer a todas las personas que siguen Yanina Patricio Blog y a aquellos que diariamente me comparten sus buenos deseos.

a2

Fue muy grato conversar con Carballo, más conocido como Tupa. Y para quiénes todavía no lo conocen pueden revisar dos post que realicé sobre su trabajo: Héctor Carballo , el fotógrafo que también trabaja en radio y El fotógrafo que cubrió la toma de la embajada de Estados Unidos en 1979, vive en Perú

Muchas gracias también a Rocío Figueroa productora del programa y eterna compañera de Tupa, quién me cedió las fotos para este post.

Aquí la entrevista completa.

¿Se debió o no publicar la foto de “Gringasho” en los medios?

CAPTURA DEL SICARIO TRUJILLANO GRINGASHO (APG, INICILES DE NOMBRE), DE 14 AÑOS, EN UN HOSTAL, EN EL DISTRITO DE INDEPENDENCIA.
Foto: Alberto Orbegozo/Peru21

Existe una ley que prohíbe mostrar la identidad o imagen de un menor de edad en los medios de comunicación. Gringasho, todavía para cuestiones prácticas es un menor de edad. Por lo tanto está sujeto a esta ley. No lo defiendo ni acuso. Lo que discuto es la transgresión, justificada o no, de los medios de comunicación sobre está ley.

Pienso que se debió respetar la regla. En cambio vimos mucha incongruencia de los medios, quienes un día cubrían el rostro del menor y al día siguiente ya no. Tantos en sus ediciones impresas y digitales.

¿Los medios cometieron alguna infracción legal al publicar en los diarios o noticieros la imagen de Gringasho? 

Para responder esta pregunta acudí a Roberto Pereira (Abogado de IPYSMariana Bazo (Jefa dfotografía de Reuters) y Juan Alvarez (Editor de La República) para que nos cuenten que piensan sobre este delicado tema. 

diarios
Todos los diarios cubrieron la noticia en portadas, llamadas de portada o especiales.

Roberto Pereira -Abogado de Instituto Prensa y Sociedad, IPYS

En el Perú existe una norma legal expresa que establece una prohibición absoluta de que se publique la identidad e imagen a través de los medios de comunicación, de los niños o adolescentes que se encuentren involucrados como víctimas, autores, partícipes o testigos de una infracción, falta o delito (párrafo final del artículo 6º del Código de los Niños y Adolescentes).

Esta prohibición absoluta se sustenta en la presunción de que la divulgación por los medios de comunicación de la identidad o imagen del niño o adolescente, le será perjudicial o lo pondrá en serio riesgo.

Sin embargo, la pregunta es si resulta justificado aplicar dicha prohibición cuando se presentan situaciones en las que la razón o el fundamento que la sustenta no se verifica en la práctica o dicho fundamento entra en conflicto con valores de mayor peso.

Así, resulta pertinente preguntarse si tiene sentido aplicar la prohibición cuando es evidente que la difusión de la imagen o de la identidad del niño o adolescente, lo va a favorecer porque, por ejemplo, podrá ser identificado por sus padres o familiares. O en situaciones en las que la difusión de la imagen o de la identidad del niño o adolescente, es la única manera de preservar la vida o la integridad de otras personas. Por ejemplo, tratándose de adolescentes de alta peligrosidad como aquellos que pertenecen a células terroristas de aniquilamiento, depredadores sexuales u homicidas seriales.

En mi opinión, en estos casos, la prohibición absoluta cede o es vencida por razones jurídicas de mayor peso. En el primer caso relacionadas con la satisfacción de los propios derechos de los niños y adolescentes, mientras que en el segundo supuesto, con la necesidad de preservar derechos de terceros. Ciertamente el caso del adolescente denominado Gringasho, si es cierta toda la información acerca de su peligrosidad, califica en el segundo de los supuestos y a mi criterio, resultaría justificada la publicación de su imagen e identidad. Lo contrario implicaría otorgarle una protección injustificada y una desprotección también injustificada a los derechos de terceros.

Por lo demás, en el Derecho no es extraño que las reglas que establecen prohibiciones absolutas sean vencidas o sean desplazadas cuando se presentan casos en los que concurren razones de mayor peso jurídico para dejarlas de lado. Ahora bien, esto no exime a que la difusión respete los criterios de proporcionalidad y diligencia debida en la información. Así por ejemplo, no se puede presentar a alguien como culpable de un delito cuando únicamente es acusado de participar en el mismo.

Otro tema directamente vinculado al anterior es a quién le corresponde realizar el análisis sobre si la referida prohibición se justifica o no. En la medida que en el Perú rige la prohibición de censura previa, dicho análisis debe hacerlo, en primer lugar, el propio medio o periodista. Ahora bien, si el medio o el periodista no obran conforme a los criterios señalados y publican la identidad e imagen de un niño o adolescente, sin que existan situaciones que justifiquen dejar de lado la prohibición, pueden incurrir en responsabilidad deontológica, civil o penal, dependiendo del caso.

peru21_0
Peru21, por ejemplo diariamente publicaba nueva información sobre la captura de Gringasho la graficaba con fotos del adolescente a veces con mosaico y otras no.

Mariana Bazo (Jefa de fotografía en Reuters)

Uno debe guiarse de las leyes y si las leyes peruanas dicen que no se puede mostrar la cara de un menor de edad, entonces no se muestra. Creo que los medios, lo han engrandecido y convertido en un personaje novelesco, que sale todos los días en las caratulas de los periódicos y los noticieros.
Con mosaico y sin mosaico, lo que debe hacer un editor gráfico es respetar las reglas. Si publicas una foto de un menor de edad en el Perú, las leyes aquí dicen que tienes que publicarlo con mosaico y así debe ser.

Las leyes no tienen matices, la regla es una sola. Y es igual en la ética periodística, si hay un regla no puede haber excepciones, a menos que haya una excepción a esa ley, pero eso no lo decide un periodista, sino lo decidirá el congreso o los legisladores. Yo creo fielmente que las leyes se tienen que respetar, porque es la manera de convivir de los ciudadanos. El trabajo del periodista es contar la noticia pero también respetar las leyes.

En el caso de Gringasho, lo que nosotros hubiéramos tenido que hacer (como agencia Reuters), es siempre decir el presunto o el sospechoso, mientras no sea juzgado siempre tenemos que decir el supuesto. Aquí no se ha hecho eso. Se ha acusado de frente.

Los medios siempre tienen ganas de hacer novelas, es mejor que hablar de congresistas. En el fondo quizás no es tan grave y la historia de este chico sea parte de una leyenda.

En Estados Unidos, por ejemplo, es muy complejo este tema. Para que aparezca un menor de edad en un diario, se tiene que pedir autorización firmada de los padres y un teléfono de contacto para que el editor del medio confirme y verifique este permiso.

elcomercioweb
Otro ejemplo de indecisión también lo pudimos apreciar en el FanPage del diario El Comercio, donde a veces ocultaban el rostro y otras veces no.

Juan Alvarez (Editor del diario La República)

Debió cubrirse o no el rostro al delincuente ‘Gringasho’ va más allá de la discusión ética o legal entre periodistas, abogados y defensores de los derechos de los menores de edad y de las víctimas de un sicario. En mi opinión responde más a la lógica de la espectacularización de la noticia.

Esa tendencia perniciosa que lleva a productores periodísticos a casi obligar a los reporteros a buscar; personajes y casos que permitan desarrollar una saga contada en primeras planas o titulares de noticieros y a mostrarlos ante la opinión pública con el ángulo más impactante, las imágenes más chocantes, y el lenguaje más directo; pero sobre todo, entregando todo a la simpleza del hecho en sí, y dejando al margen cualquier posibilidad de reflexión básica o mediano análisis al respecto.

Es cierto que aún se indaga si ‘Gringasho’ tiene o no menos de 18 años, pero también lo es que varios medios quitaron el mosaico de su rostro mucho antes de que la verdad haya quedado establecida plenamente. También es cierto que algunos ciudadanos consideran que la sociedad debe protegerse de asesinos menores de edad, y es posible que una manera de hacerlo es mostrando su rostro para reconocerlos y saber qué hacer si se nos cruza en alguna esquina.