Bernardo bajo el mar

bernardo.jpg
Foto: Marco Garro

Bernardo Sambra es un fotógrafo peruano que ha logrado mostrar la belleza del mundo submarino con sus impresionantes fotografías. Además su profundo amor por el mar lo ha llevado a crear la fundación, sin fines de lucro, The Living Oceans donde participan fotógrafos de otros países, compartiendo sus fotos con el objetivo de mostrar la inmensa biodiversidad marina.

Conozca más de la historia de este fotógrafo y de su labor, en esta charla que ofrece en TEDxTukuy.  Al final del video, comprendemos porque Bernardo se esfuerza tanto en mostrar el fondo del mar. Está convencido que “solo podemos proteger aquello que conocemos”

Algunas fotos del trabajo que realizan.

Mother and calf sperm whale, Physeter macrocephalus, Vulnerable (IUCN), Dominica, Caribbean Sea, Atlantic Ocean.Photo taken under permit.
Foto: Franco Banfi

bernardo5.jpg
Foto: Bernardo Sambra

Mirko Zanni.jpg
Foto: Mirko Zanni

bernardo4.jpg
Foto: Bernardo Sambra

bernardo1.jpg
Foto: Bernardo Sambra

 

Habla Luis Guillen, el fotógrafo de PPK

e.jpg

Seguramente recuerdas esta foto, es el abrazo entre Pedro Pablo Kuczynski y su esposa Nancy Lange, luego de los resultados de la segunda vuelta electoral, una imagen que ponía punto final a las elecciones. La imagen la tomó Luis Guillén, fotógrafo oficial de Peruanos Por el Kambio, un joven que a sus cortos 24 años ha sabido comprender las exigencias de este tipo de coberturas. Recorriendo todo el Perú en busca de las mejores fotos del candidato presidencial.

¿Acabó la campaña, cómo te sientes?
Feliz de que Pedro Pablo haya ganado. Ahora toca descansar de los viajes y correteos, ya no hay que saltar a un camión, auto o moto. Todo está más tranquilo. Incluso me han dicho que me compre algunos sacos, porque habrá visitas de políticos y autoridades que irán a saludar a PPK a su casa. Por eso me ves con saco y camisa ahora, ja,ja,ja,ja.

a.jpg

¿Ha cambiado tu forma de vida este trabajo?
Mucho, gracias a esta oportunidad he podido recorrer todo el país, conocido a mucha gente y sobre todo he hecho fotografía de prensa. Algo que quería hacer desde hace tiempo. Y pensar que todo se dio de manera inesperada.

¿Eso tiene que ver con tu ingreso a Peruanos Por el Kambio?
Sí, entré a Peruanos por el Kambio por a una convocatoria vía web. Pero luego de unos meses, me dijeron que había sido seleccionado para otro trabajo. Cuando me enteré que era para ser fotógrafo de PPK, me emocioné, porque iba a trabajar con un personaje al que respetaba.

b.jpg

¿Y por qué crees qué te escogieron?
Quizás porque fui el único que se presentó en jean a la convocatoria, jajajaja. Les causé buena impresión, creo.

¿En ese tiempo sabías quién era PPK?
Lo conocía porque lo había visto por televisión en la campaña del 2011. Sabía que era un buen candidato. Tampoco estuve muy ligado a estos temas, en ese momento estaba muy pegado a la fotografía artística, de moda, eventos, entre otras cosas.

¿La admiración inicial hacía PPK se ha mantenido intacta, luego de haberlo acompañado durante toda esta campaña?
Soy periodista y profesional ante todo. Pero no niego que siento mucho respeto por personas como PPK que reflejan experiencia, conocimiento e inteligencia. Además veo que trata a todos con cortesía, no diferencia a nadie.

¿La relación con Pedro Pablo es cercana?
El siempre está abierto a escuchar y eso es genial. Me da la confianza necesaria para realizar mi trabajo. Al igual que con todo el equipo de prensa y de trabajo. Incluso Martín Vizcarra y Mercedes ‘meche’  me han ayudado mucho, cada vez que quería una foto espontánea con el candidato. Pasándole la voz a PPK para que volteara a mi cámara y sonriera.

i.jpg

¿Siempre has tenido una visión positiva de los políticos?
No siempre, porque creo que algunos se sirven de la plata del pueblo, tienen intereses personales cuando llegan al poder. Sin embargo ahora que he estado rodeado de muchos políticos, creo que son personas como nosotros, que tienen buenos momentos y que también la pasan mal.

¿Y cómo es PPK detrás de las cámaras?
Es una persona muy tranquila, nunca lo verás molesto. Parece serio, pero cuando llega su esposa todo cambia, ella siempre le motiva a seguir sonriendo. Durante toda la campaña siempre ha sido así, se muestra tal como es. Aunque admito que PPK es un poco rígido para las fotos; pero aprovechaba los primeros diez minutos con la prensa, porque siempre entraba bromeando o haciendo algún comentario gracioso.

a.jpg

¿Cómo era un día de trabajo con el equipo de prensa de PPK?
Empezábamos temprano en la oficina, había una agenda preparada, pero a medida que avanzaba el día, se iba cambiando. Muchas veces me llamaban cuando me estaba yendo a casa, porque había un evento, viaje o conferencia de último momento. Luego de los recorridos hacía una selección para enviar las fotos a los medios de prensa.

¿Tenías experiencia en este tipo de trabajos?
Antes estuve en el diario deportivo Todo Sport y para trabajar en PPK, he tenido que aprender otras cosas. A veces me pasaba mirando los diarios para saber más menos qué es lo que querían los medios. Veía trabajos de otros fotógrafos, así llegué a conocer el trabajo de Pete Souza, fotógrafo de la Casa Blanca de EEUU.

¿Te pedían fotografías especificas de cómo debía salir PPK?
Nunca, desde el inicio el equipo de prensa me dio libertad para tomar las fotos. De ese trabajo salían las imágenes para los afiches, redes sociales y medios. Todo siempre se dio de manera natural; como esa vez que entrando a un mercado de San Juan de Lurigancho, Pedro Pablo se impresionó por una moto, y olvidó por unos minutos a los periodistas que estaban esperándolo. Fue gracioso, porque después todos corrimos a fotografiar esa escena, donde Martín lo acompañaba.

f.jpg

¿Has tenido privilegios sobre los otros fotógrafos a la hora de la cobertura?
No lo tenía fácil, también he tenido que empujar o corretear para conseguir mis fotos. En algunos eventos sí tenía un espacio reservado, pero la mayoría de las veces he pasado lo mismo que los otros fotógrafos para conseguir mis fotos.

¿Qué sensación percibías en las calles y con los medios de prensa, sobre los candidatos?
No he sentido nunca ningún rechazo de la gente o de los medios por ser fotógrafo de PPK. Tampoco ha existido problema en las calles con los seguidores de Keiko.

¿Has llegado a conocer al fotógrafo de Keiko Fujimori?
No, nunca supe de él, incluso lo busqué en el debate de candidatos y no lo pude contactar.

¿Cómo crees qué es el trabajo en Palacio de Gobierno?
Sé que estás todo el tiempo viajando y ocupado. Creo que hay una gran oportunidad de conocer lugares donde nadie más llegaría, conocer a gente de esos sitios, conversar con ellos.

1.jpg

¿Qué planes tienes ahora?
Siento un gran respaldo de Pedro Pablo, pero no sé cual será mi destino. Estoy pensando capacitarme como fotógrafo y estudiar una maestría en Gestión Pública.

¿Si pudieras elegir entre trabajar en Palacio de Gobierno y una beca para una maestría, cuál escoges?
He pensando en esa pregunta muchas veces. Creo que Palacio de Gobierno, ja,ja,ja,ja. Porque voy a estar en todos esos momentos históricos del país. Me gustaría tener esa experiencia para contarle a mis hijos y nietos.

luisguillen.jpg

 

*Durante la semana, luego de varios intentos, pude contactar al fotógrafo de Keiko Fujimori, quedó en confirmarme qué día podíamos conversar. Espero que sea pronto. Estoy segura que también tiene muchas cosas que contar.

 

El día que mi “mala suerte” alcanzó a un candidato presidencial

RECORRIDO DE KEIKO FUJIMORI EN SAN JUAN DE LURIGANCHO SEGUIDORES FUJIMONTESINISTAS

En una campaña electoral siempre surgen anécdotas. A mí me ocurrieron tres. Hoy les quiero contar solo una porque las otras dos todavía no las puedo mencionar.

En el año 2011 trabajando para un diario local, me asignaron seguir a la candidata Keiko Fujimori en sus recorridos por los diferentes distritos y provincias que visitaba. Mi jefa de fotografía me escogió no solo por mi trabajo o mi perseverancia para conseguir la foto. Sino también por mi fama de “mala suerte”, “malasu” o “bad luck”; que mis amigos de trabajo le habían contado. Ellos tenían la esperanza de que el candidato Ollanta Humala, ganará esas elecciones. Y sí para eso tenían que creer que yo daba mala suerte a los candidatos, pues entonces creerían.

No soy supersticiosa y creo que mis amigos tampoco lo eran. Pero entre bromas y risas no querían arriesgar la victoria de su candidato.

Mi trabajo era seguirla día y noche, salvo mis días de descanso. Me sabía los números telefónicos de su equipo de prensa, había aprendido a diferenciar los estados de animo de la candidata, sabía cuando la pifiarían o cuando le regalarían cosas. Situación que aproveché para realizar mi cobertura gráfica.

Para la segunda vuelta el país estaba dividido y los nervios se apoderaban de muchos radicales seguidores. Las encuestas daban un apretado margen de diferencia. Cualquiera podía ganar.

El día de la votación salí de madrugada de mi casa para estar en el desayuno electoral con la candidata, luego la seguí a su centro de votación, para finalmente llegar al diario a descargar las fotos y esperar otras comisiones.

En la redacción los periodistas estaban trabajando en sus artículos y entrevistas. Y a las cuatro de la tarde todos estaban parados frente al televisor.  Entonces empezó; “estos son los resultados” anunciaba un carismático periodista. La imagen de ambos candidatos en la pantalla, creaba mucha expectativa en la redacción y finalmente el resultado.

!Ganó Ollanta!

Grito un redactor, rompiendo con el silencio anterior. La alegría, celebración y abrazos invadieron ese segundo piso.

No faltaron algunos amigos que se me acercaron a felicitarme por haber contribuido a la derrota de la candidata. Yo solo reía y me divertía con esa situación. Claro que nunca creí en mi saladera. Esos candidatos a los que seguí perdieron por diferentes decisiones políticas elegidas.

Aunque a veces me pregunto que hubiera pasado si seguía a Keiko en estas elecciones. Ja,ja,ja,ja. Y bueno todo forma parte del trabajo que un fotoperiodista vive día tras día.

Cuando no sabes el nombre del fotografiado.

tarjeta.jpg

Hace poco estuve en un evento empresarial organizado por una universidad limeña, fotografiando la charla que tendría invitados importantes ligados al campo de los negocios. Registré con mi cámara a los expositores, sus intervenciones, a los participantes etc. Todo ocurría con total naturalidad.

Hasta que dieron por finalizado el evento y los asistentes podían pasar al cóctel de camaradería. Aquí lo importante es fotografiar grupos de 2 o 3 personas conversando amenamente y apuntar sus nombre para luego ser identificados en la edición gráfica. Al fondo del salón había un grupo de hombres que parecían entretenidos. Les tomé una foto y luego pregunté sus nombres .Uno de ellos me miró sorprendido por mi pregunta.

Luego de un par de horas volví a fotografiar a estas personas con otro grupo de amigos. Nuevamente pregunté sus nombres. El hombre, que hasta el momento no sabía quien era, me sonríe y me alcanza discretamente su tarjeta de presentación. La guardé en el bolsillo del pantalón como todas las otras que me entregaron ese día.

Al llegar a casa reviso todas las tarjetas, una de ellas tenía impreso el Escudo Nacional y más abajo escrito en letra negrita el nombre del caballero que me sonrió. ¡Era el ministro de vivienda, construcción y saneamiento! Con razón me dio la tarjeta.

Pero no sé qué es peor; que como periodista no le reconozca o que él siendo ministro no sea conocido.

Pasado y presente en una sola foto

8.jpg

En Lima existen varias comunidades fotográficas que se encargan de difundir fotos de la ciudad en sus mejores años. Tenemos a Lima Antigua , Fotos antiguas de Lima , Lima la única entre otras. Al ver las imágenes nos proyectamos a la época de plazas, alamedas y casonas. Sorprendiéndonos de aquellos lugares que han resistido al tiempo y sintiendo nostalgia por aquellos que ya no existen. ¿Pero qué más se puede hacer con estas fotos además de transportamos al pasado?

Oscar Farje, fotógrafo del diario El Peruano, ha realizado un proyecto fotográfico pensando justamente en la cantidad de imágenes históricas que existen sobre la ciudad. En esta primera entrega de su proyecto, ha usado el recurso fotográfico de “superponer” imágenes antiguas con paisajes actuales.

Él nos cuenta cómo desarrolló este reportaje gráfico titulado “Arquitectura en dos tiempos”, que al parecer el diario piensa repetir en otras regiones del país.

6.jpg

¿Cuándo surge la idea de este trabajo?
Hace seis meses vi fotos de Halley Docherty, periodista y fotógrafa francesa, ella aprovechó las imágenes de las calles parisinas que hay en Google Street View para “superponerlas” con fotos antiguas de la Segunda Guerra Mundial.  Mi idea parte de ahí.

¿Por qué empezaste con fotos de Lima?
Lo principal de este trabajo es darle dinamismo al archivo fotográfico del diario. Me parece importante, son 190 años de registro gráfico del país. Así que aprovechando el aniversario de Lima,decidimos empezar con este tema. Pero en el archivo hay cientos de fotos que vamos a ir mostrando en este y diferentes proyectos que tienen el diario para publicarlo en sus diferentes especiales gráficos.

2.jpg

¿Cómo fue el proceso fotográfico?
Junto al encargado del archivo fotográfico, Raul Borda, empezamos a buscar fotos de Lima, más o menos en el mes de octubre del año pasado. La búsqueda demoró porque Raúl tiene que atender solicitudes de otras áreas y yo tengo que seguir cubriendo las comisiones del día. Una vez que encontramos las fotos. Empecé el trabajo.

7.jpg

Fueron tres días de caminata, buscando los lugares donde se habían tomado las fotos. Una vez allí, usando el lente angular, trataba de encajar la foto antigua sobre la imagen actual. A veces resultaba difícil encontrar el ángulo correcto y el otro inconveniente era la gente que me miraba como si fuera un loco fotografiando mi mano ja,ja,ja,ja.

¿Cuál es el objetivo de hacer este tipo de proyectos?
Para mi es algo interesante, porque me acerco a la mirada del fotógrafo de la época. Es como si siguiera sus pasos, hasta llegar al lugar donde colocó su cámara y fotografió. Esas fotos tienen una emoción distinta.

3.jpg

¿Qué criterios usaste para la selección de las fotos?
Conservé las fotos que mostraban mejor el antes y después gracias al ángulo de la toma. Solo quedaron siete fotos: Av. Wilson, Cerro San Cristobal, Av.Paseo Colón, Bajada de Armendáriz, Plaza San Martin, Cancillería y Jr. Trujillo con Av. Francisco Pizarro.

 

4.jpg

¿En qué se diferencia tu proyecto con los realizados por Halley Docherty  y Julien Knez?
Halley Docherty utiliza el Google Street View, un software y las fotos digitalizadas. En cambio yo voy al mismo lugar.

En el caso de Julien Knez su tema es más histórico, por la relevancia que tiene la Segunda Guerra Mundial en su país.

Mi trabajo consiste en ver como la arquitectura y población ha cambiado. El proyecto por el momento es de locación. Se puede ir cambiando dependiendo del material del archivo fotográfico con que se trabaje.

¿Tienen pensado ir a otros distritos o provincias?
Claro esa es la idea, hay mucho material gráfico antiguo para mostrar y muchas ciudades que visitar. Lo de Lima, es solo el inició. El diario El Peruano piensa que es importante difundir estas imágenes y estoy totalmente de acuerdo con eso.

5.jpg

 

Ellos dicen que el fotoperiodismo ha muerto ¿por qué?

12509745_10154541186993712_8393583422282414533_n.jpg

Seguramente esta pregunta la has escuchado decena de veces. Lamentablemente las respuestas no suelen ser del todo optimistas. Hace un par de años, interrogaron a 40 profesionales de la fotografía ¿Está muerto el fotoperiodismo? Sus respuestas fueron recogidas para un especial de la revista American Photo.  Aquí un resumen de ellas, incluyendo declaraciones de los fotógrafos Eros Hoagland y Don McCulin.

Estas y las otras respuestas las puedes encontrar también en el post de NumeroF

Eros Hoagland

Fotografo freelance
No creo que el fotoperiodismo sea un trabajo muy importante. Mis fotos y las de mis colegas en realidad no cambian nada así que no pretendamos que lo hacen.

Don McCullin
Fotógrafo
Lo mismo de siempre, lo mismo, las guerras continúan se haga lo que se haga.

Francois Lochon
Accionista, Gamma
¿El futuro del fotoperiodismo? ¿Qué futuro? El fotoperiodismo está casi muerto. Los pocos fotógrafos que pueden reclamar el título de “gran periodista” están al borde de la extinción.

Jon Jones
Fotógrafo, Sygma
La llegada de las nuevas tecnologías es una amenaza; la gente puede mover imágenes más rápido y eso las abarata casi como comida rápida. Hace tres años, podría obtener financiación y conseguir publicar. Ahora si vienes con una idea, ¿dónde vas a ponerla? Gran cantidad de revistas son propiedad de accionistas, tienen que obtener beneficio, los anunciantes deben ser tranquilizados y las revistas están menos dispuestas a asumir un riesgo.

Jean Claude Coutausse
Fotógrafo, Contact Press lmages
Estoy preocupado por el financiamiento. Ninguna revista tiene suficiente dinero para enviarnos en una cobertura razonable en ningún caso. Fui enviado durante tres días a Budapest para tomar fotos de la mafia húngara; tres días no era suficiente.

Christiane Breustedt
Editor en Jefe, Geo Saison, Hamburgo
En la marea de imágenes, los fotógrafos profesionales son una especie en peligro de extinción. Un buen fotógrafo crea un misterio o una ilusión óptica basada en el mundo real ¿Necesitamos este tipo de fotógrafo? Me temo que no. Algunos sobrevivirán como maestros de la fotografía y otros se convertirán en las abejas trabajadores que suministran el material básico para las páginas de revistas.

Eugene Richards
Fotógrafo
Me inclino a pensar que el fotoperiodismo está empezando a mostrar sus limitaciones. Lo que es cada vez más obsoleto para los fotógrafos es esta cosa llamada “reporteo”. Nos hemos convertido en ilustradores; salimos en busca de imágenes para ilustrar lo conocido.

Susan Meiselas
Fotógrafa
Soy pesimista sobre cómo los nuevos medios de comunicación apoyarán el trabajo en profundidad de una manera seria. No veo el mundo multimedia buscando a los fotógrafos para que sean los narradores de historias. Ellos quieren archivos y nos consideran proveedores de contenidos, lo que me parece particularmente insultante.

Mark Godfrey
Director de fotografía, US News & World Report
Creo que hay muy poco fotoperiodismo actualmente en EUA o en cualquier lugar. Las imágenes son ilustrativas del texto y no lo que yo pienso como fotoperiodismo.  La tecnología no ha ayudado a los reporteros gráficos, que confían demasiado en cosas como el enfoque automático, el zoom y el amplio uso del color. No se oye de personas protestando con una foto en el Congreso y exigiendo que se haga algo. Simplemente no se ven afectados.

Yo creo que debemos integrar mejor nuestra profesión, conociendo sobre video, programación, transmedia etc. Tenemos que empezar a adquirir herramientas para enfrentar los cambios; pero sobre todo no hay que perder el entusiasmo en contar historias, trasmitir un mensaje y expresar nuestra opinión. ¿Y tú qué crees?

Pare cerrar este post, un poco pesimista pero realista, podemos ver el documental “Reinventando el fotoperiodismo” realizado por el catalán Roger Lleixá, donde diversos fotógrafos hablan del futuro de la profesión.

¿Encontrarás al panda en esta foto?

IMG_4225.JPG

No. En esta foto no encontrarás a ningún panda. Pero sí la historia de como surgió este fotomontaje. Todo empieza en la ciudad de Arequipa, en la época donde el glamour y elegancia de la clase burguesa peruana estaba en su apogeo. En esa época bellas mujeres arequipeñas buscaban ser retratadas con sus mejores galas.

Y el mejor para ese trabajo era Maximiliano T. Vargas. Su estudio fotográfico estaba ubicado en la esquina de la calle Mercaderes con el Portal de las Flores, famoso por su fino decorado. Maximiliano, mejor conocido como Max, era un artista de influencia romántico victoriano, que adquirió en sus constantes viajes a Europa. Influencia que transmitió a sus aprendices, los cuales pasaban horas en su taller, tal es el caso de los hermanos Carlos y Miguel Vargas y del puneño Martin Chambi. En otro post te contaremos la historia de estos grandes exponentes de la fotografía peruana.

Max tenía entonces un gran número de retratos y no se le ocurrió mejor idea a José Miguel de la Cuba, que realizar un fotomontaje con todas esas fotos. Titulando a este trabajo “Bellezas de Arequipa, 1925″. En en libro, Estudio de Arte, Vargas Hnos. Editado por Cervesur en el 2004 hay una buena descripción de la importancia de este trabajo.

“Gracias a este mosaico, podemos apreciar claramente la evolución del retrato hacia un estilo más dramático y técnicamente sofisticado, con fuertes claroscuros y contraluces, ya no se trata de un simple retrato individual sino de una apoteosis de la mujer a través de la fotografía”

Y así termina esta pequeña historia de fotógrafos talentosos, mujeres arequipeñas, elegancia, fotomontaje y ningún panda.

 

 

Su mayor defecto fue su mayor talento. Mike Disfarmer

1A

Mike Disfarmer nació en Heber Springs Arkansas, Estados Unidos, en 1884. No tenía amigos, jamás simpatizó con alguna religión, hablaba poco y renegaba de sus raíces sureñas. Pero increíblemente logró ser uno de los mejores retratistas del siglo XX. ¿Cómo lo hizo?

Fue precisamente su carácter y actitud frente a los retratados lo que permitió que ellos se sintieran libres, tranquilos y sobre todo seguros de posar frente a su cámara. Disfarmer no manipulaba a las personas para lograr un retrato, le bastaba un par de fondos; mesas, sillas y luces para componer su imagen. Mientras esperaba la mirada o sonrisa que lo cautivara.

Al principio los retratos eran solicitados por familias y amigos de soldados que estaban en la guerra. Estas personas enviaban sus fotos a sus seres queridos con la esperanza de animarlos y acompañarlos en las duras jornadas. Este sentimiento motivó a que muchos se olvidarán de la presencia del fotógrafo y miraran a la cámara como si detrás de ella estuviera su hijo, padre o esposo. Además era el único fotógrafo en el pueblo que cobraba menos de un dólar por foto.

3A

4A

La Gran Depresión y la Segunda Guerra Mundial fueron épocas donde la esperanza y la fe se perdían, quizás eso agravó la mirada crítica que tenía Disfarmer sobre la vida. Aún así con el tiempo su reputación creció así como su clientela. Su estudio fotográfico, siempre en Arkansas, era muy conocido. Pero él seguía siendo el mismo. Incluso el día que murió estuvo solo en su casa y fue después de tres días que se dieron cuenta de su ausencia.

Después de su muerte (1959) vendieron su archivo fotográfico a solo cinco dólares. Recién en 1970 Peter Miller, editor de un diario local, compró toda la colección,convencido de la importancia de las fotos no solo por ser registro de un pueblo, sino porque eran verdaderas obras de arte. Fueron más de 12 cajas de negativos que se encargó de limpiar y catalogar y con ayuda de amigos logró exponer el trabajo de Disfarmer y desde entonces empezó a ser reconocido fuera de su comunidad.

2A

5A

Existen libros, documentales, películas y obras de teatro que hablan de este peculiar fotógrafo. Incluso el lugar donde falleció es considerado dentro del Registro Nacional de Lugares Históricos de los Estados Unidos. Ni el mismo Disfarmer en vida, hubiera imaginado tantos reconocimientos.

Aquí les muestro la obra “Disfarmer” dirigido por Dan Hurlin donde se muestra pasajes de la vida de este fotógrafo a través de una marioneta.

Storycode Perú, distintas formas de contar una historia

12185550_913615902021682_7039075730512470417_o.png

Storycode es una organización que reúne a diferentes comunidades de distintos países con el objetivo de difundir y conocer sobre las narrativas trasmedia. Henry Jenkins y Carlos A. Scolari son dos de lo más conocidos precursores de este concepto.

Por ello, que incentivados por el entusiasmo de crear un espacio donde se pueda hablar de estas nuevas herramientas. Nace StorycodePerú, integrado por Audrey Cordova, Midchel Meza, Jérémy Joly y yo.

¿Qué es StoryCode Perú y sus objetivos?

“Una comunidad abierta a todas las personas interesadas por las #narrativastransmedia y la creación de proyectos #interactivos e #inmersivos”.

“Favorecer el diálogo dentro de este universo, analizar y difundir las mejores prácticas, explorar las nuevas tecnologías y crear un espíritu de cooperación y de confianza”.

“Creemos que  las narrativas transmedia aportan una nueva experiencia de seguir historias que se cuentan a través de diferentes plataformas”

“Los proyectos inmersivos e interactivos permiten a los usuarios (es decir cada uno de nosotros) explorar una historia, vivirla y compartirla con el resto”

Están invitados todos los periodistas, diseñadores, fotógrafos, videoreporteros, guionistas, programadores y todos los profesionales interesados en contar historias. A participar de sus próximas charlas.

Más información en Facebook y Twitter

12049319_912305072152765_1872939473005378214_n.png

 

 

Tienen más de 12 millones de imágenes y miles de historias

12.JPG

Los diarios y revistas impresos nos han acompañado por más de cien años en el Perú. Actualmente el periodismo digital está cambiando muchos conceptos de ese periodismo tradicional. Sin embargo hay áreas que serán indispensables para el trabajo de un periodista. Estos son los Centros de Documentación o denominados “archivos”

Un lugar donde se alojan miles de recortes de periódicos, negativos fotográficos, placas de fotografía, slides, diarios, revistas etc. Documentos que sirven de consultas para el trabajo de investigación entre otros. Algunos medios, como el diario oficial El Peruano tienen información desde 1826, La República desde 1981 y El Comercio desde 1839.

Hemos conversado con el personal que labora en el archivo de El Comercio, para que nos cuenten un poco de este mundo que quizás muchos no conozcan. ¿Qué información guarda en su interior? ¿Cómo son los cuidados? ¿Por qué es importante?

4.JPG

El archivo de este diario esta dividido en dos grandes áreas. Una de ellas se encuentra en su planta de impresión en Pueblo Libre, donde guardan las fotos y documentos más antiguos. La otra mitad está alojada en una oficina de dos pisos, en la sede central del diario, en el Centro de Lima. En este lugar se realiza todo el trabajo diario. Por lo general, siempre hay turnos de mañana, tarde y noche para atender los pedidos que realizan las diferentes áreas del diario.

Miguel García es el jefe del departamento, mientras Lili Córdova es el brazo derecho de este equipo, que cuenta con la ayuda de Pamela Loli y otros jóvenes entusiastas.

Un día normal de trabajo implica atender pedidos de fotos, búsqueda de recortes de diarios y la tarea de seguir archivando y catalogando fotos que hasta el día de hoy no han podido ser ordenadas por falta de información.

3.JPG

2.JPG

Miguel García, confiesa que al inicio no conocían sobre un sistema idóneo para la conservación de estos materiales. Y todo lo que han podido rescatar y conservar ha sido fruto de perseverancia, paciencia y pasión. “Cuando empezó la era digital, empezamos a sentir que tan valioso era lo físico. Porque la digital la podíamos copiar mil veces y lo impreso no. Parece muy fácil, pero cuando hablamos de números industriales, el trabajo se vuelve inacabable. Hasta ahora hemos archivado y ordenado alrededor de 15 mil sobres de fotos”

En el segundo piso de esta oficina se encuentran varios estantes de metal donde se guardan folders y tomos que contienen los artículos de El Comercio y otros diarios. Estos documentos son frecuentemente consultados cuando algún redactor quiere precisar fechas, lugares o personajes.

1a.JPG

El el nivel inferior, están guardados en cajas etiquetadas por temas, cientos de sobres de negativos de fotos e imágenes impresas. Entonces el encargado tiene que visualizar cada negativo hasta encontrar la foto que ha solicitado el redactor. Es un trabajo manual que implica tener mucha paciencia, concentración y sobre todo memoria, para recordar lo que se encuentra en ese lugar.

Una vez encontrada la imagen, deben escanearla e ingresarla a su sistema digital de visualizado, que en este caso se llama Media Grip el cual es usado en todas las áreas, sobre todo en “edición diaria” que usa las fotos del día para gráficar el diario.

9.JPG

10.JPG

7.JPG

El Centro de Documentación tiene en su archivo fotográfico unos 12 millones de imágenes; entre negativos, placas de color, negativo color, slide, ilustraciones, fotos en blanco y negro, y 1 millón 200 mil en fotos digitales, que día a día crece, por las comisiones fotográficas que se realizan en el diario. Las fotografías de los corresponsales de provincias, también están incluidas en esta lista.

Los cuidados que mantienen para conservar los archivos son básicamente; buena temperatura, luz moderado y una buena manipulación. De esa manera evitan que la humedad y polvo afecte los negativos y recortes.

19.jpg

También cuentan con un equipo de visualización de Microfilm , que son como rollos de película de cine, que contienen miles de imágenes digitales, de ediciones completas de diarios.

11.JPG

18.jpg

15.JPG

Patricia Diaz Murillo, investigadora fotográfica, cuenta que para su trabajo es importante contar con estos espacios. “Porque ahí se pueden encontrar documentos y fotos de primera mano.” Menciona también, que uno de los principales problemas a los que se enfrenta es la poca información que tienen algunas fotos. Tanto Patricia, como los miembros del equipo de trabajo del Centro de Documentación, consideran lo mismo. Pueden tener decenas de fotos de un suceso histórico, pero cuando no cuentan con datos como la fecha, el lugar o  nombres. La información se vuelve vaga y sin fundamento y eso no ayuda mucho a la hora de editar una página de un diario o libro. Y eso es responsabilidad de los fotógrafos.

Parece que antiguamente, y hasta ahora, algunos fotógrafos no le dan la debida importancia en colocar la información exacta a sus comisiones. Eso implica, casi siempre, que sus fotos se pierdan en el limbo.

En su archivo podemos encontrar fotos importantes, como juramentación de presidentes, desastres naturales, visitas de artistas entre otros.

fotosantiguaslibro.jpg

Mientras siguen trabajando en sus labores diarias, también se dan tiempo para postear frecuentemente en su FanPage, Huellas digitales donde suben fotos que por cuestión de espacios no pueden ser usados en el diario.

Quizás a muchos no les llamé la atención trabajar en este lugar, por lo laborioso que implica este tipo de profesión, pero para todos aquellos que les gusta la historia y la fotografía se puede convertir un espacio agradable de conocimientos.

17.jpg

25.jpg